-

FELICIDADES, ¡ERES JEFE! Y, ¿AHORA QUÉ?

“Un buen jefe hace que las personas que le reportan se den cuenta de que tienen más habilidad de lo que piensan que tienen, para que hagan un mejor trabajo de lo que pensaban que podían hacer”. - Charles Erwin Wilson

Te nombraron jefe y seguramente estarás entusiasmado con la oportunidad de liderar. También, es normal tener muchas preocupaciones e incluso preguntarte si eres capaz de enfrentar el reto. No hay duda que es la transición más difícil dentro del mundo laboral; es difícil ser jefe. Si no fuera así, cualquiera sería capaz de serlo. 

Cuando a mí me promocionaron por primera vez, recuerdo haberme preguntado: ¿cómo van a reaccionar los que también se esforzaron para ser promocionados?, ¿qué dirán los que tienen más antigüedad que yo?, ¿seré un buen jefe?, ¿qué es ser un buen jefe y cómo lo haré. Lo primero que debes hacer es respirar profundo y recordar no tomártelo demasiado en serio.

Tendrás problemas, pero no te olvides de mantenerlo en perspectiva. Nadie es perfecto y nadie espera que cambies el mundo. Lo mejor es prepararse bien e intentar disfrutar del viaje. ¡Quién sabe a dónde te llevará!

COMO ELEFANTE EN UNA CRISTALERÍA

Como dice el refrán, tienes una sola oportunidad para dar una primera impresión y tus primeras semanas en la posición tendrán muchas primeras impresiones. Éstas tienden a ser pegajosas y por lo tanto, difíciles de corregir. Tu primer impulso puede ser entrar, cambiar las cosas, tomar decisiones audaces para demostrar que estás a cargo, pero resiste a esa tentación, es una mala idea.

Te van a dar tiempo para adaptarte y es importante que lo aproveches. Es hora de escuchar y aprender. Lo más importante para tener éxito serán las conversaciones que tengas en las primeras semanas, incluyendo las que tengas contigo mismo.

Es críticos que hables tan pronto como sea posible con varias personas o grupos en tu transición de liderazgo. 

7 CONVERSACIONES OBLIGATORIAS

TU JEFE

Todos le reportamos a alguien y para construir una relación con nuestro jefe, es importante tener una conversación, sobre todo si no tienes una experiencia real en gestionar equipos. Ésta es una excelente oportunidad para que te diga en qué te puede ayudar y qué espera de ti.

Es frecuente que la descripción del puesto no describa bien tus funciones y responsabilidades. Por eso, se convierte en una conversación crítica para que conozcas cómo ven tu papel y sus expectativas. Un tema que muchas veces se olvida comentar es el plan de comunicación. ¿Con qué frecuencia, cómo y con qué se comunicarán? Estas lagunas a menudo afectan las relaciones de supervisión.

TU EQUIPO

Aunque seas nuevo en el puesto es probable que tu equipo te conozca bien. Sin embargo, los roles han cambiado. ¡Hay muchas razones para conversar! Definir tus expectativas y las del equipo es crítico. Haz preguntas y escucha antes de responder si quieres recibir opiniones sinceras.  Ambas partes deben entender que las cosas han cambiado; no eres igual al antiguo jefe de equipo. Tener un diálogo abierto sobre sus preocupaciones y reconocer que la relación necesariamente será diferente por los requerimientos de tu nuevo puesto es muy importante. No olvides establecer cómo esperas que se lleve acabo la comunicación.

LOS AMIGOS DEL TRABAJO

Lo más probable es que intentes retrasar esta conversación. El problema con esperar es que una vez que surja un conflicto o malentendido, será mucho más difícil conversar. Es sano, para tu futura relación con ellos, hablar de manera abierta y honesta acerca de los cambios, incluyendo tus preocupaciones y temores.

TUS PARES

El hecho de que ya conozcas a estas personas, quienes seguramente habrán tendido algo que ver con tu promoción, no determina que su relación se mantenga igual.

Algunas de estas personas pueden convertirse en tus mentores, otros te ayudarán a entender los aspectos técnicos de tu nuevo rol. Para ellos también, tu perspectiva será valiosa. Empieza a construir relaciones a través de conversaciones.

TU ANTIGUO JEFE

Esta es una conversación importante, especialmente si tu antiguo jefe permanece en la organización. Puede que ahora sean pares o que ambos hayan sido promovidos.

En cualquier caso, esta persona te conoce bien y te podrá decir en qué y cómo piensa qué deberías mejorar para ser un excelente jefe. Además, tendrá una visión diferente sobre las problemáticas del puesto que vas a ocupar. Escucha y aprende de alguien con más experiencia que tú.    

A QUIEN REEMPLAZAS

Basado en la situación específica y la relación que tengas con quien reemplazas, puede o no ser apropiada tener una conversación. Si lo es, ¡aprovecha la oportunidad! Puede darte mucha información sobre el puesto, tu jefe, tus pares y el equipo. ¿Dónde están las trampas? ¿Qué tipo de cultura estás heredando? Dada la oportunidad, ¿qué haría diferente?

LA MÁS IMPORTANTE

Hay una conversación más que necesitas tener, la que tienes contigo mismo. Lo más importante es que tú mismo sepas lo que quieres lograr en tu nuevo rol, tengas claro cuáles son tus propias expectativas y las tareas que te vas a asignar a ti mismo para cumplir con lo que te has propuesto. Crea un plan para aprender las habilidades y adoptar los hábitos que te harán un líder más seguro y competente.

Estas conversaciones te ayudarán a realizar una transición más eficaz y confiable a tus nuevas responsabilidades. 

ALGUNOS BUENOS CONSEJOS DE RHHR GROUP

RHHR Group, como firma líder en reclutamiento, desarrollo y formación de Líderes, así como en Coaching, queremos compartir algunos consejos para sus primeros días y semanas como el jefe:

Hay una conversación más que necesitas tener, la que tienes contigo mismo. Lo más importante es que tú mismo sepas lo que quieres lograr en tu nuevo rol, tengas claro cuáles son tus propias expectativas y las tareas que te vas a asignar a ti mismo para cumplir con lo que te has propuesto. Crea un plan para aprender las habilidades y adoptar los hábitos que te harán un líder más seguro y competente.

Estas conversaciones te ayudarán a realizar una transición más eficaz y confiable a tus nuevas responsabilidades. 

En RHHR Group existe una parte de “rigor” y otra parte de “buen ambiente”. Una va con la otra y las dos son indispensables. 

Cambia tu enfoque

Muchos nuevos gerentes cometen el error de pensar que lo que hicieron para llegar a ser jefe es lo que los mantendrá ahí. De la misma manera, muchas empresas piensan que un excelente técnico puede ser un buen líder. ¡No es así! Hasta el momento, se trató de tus capacidades y competencias, a partir de ahora se tratará de tu gente, cómo motivarlos e inspirar a hacer un trabajo excelente. 

Al final del día, tu desempeño no se medirá por lo que tú has logrado como individuo, sino lo que has logrado a través de tu equipo.

Enseñar vs. hacer

Ahora, tienes un equipo porque alguien pensó que no podrías lograr los objetivos por ti mismo. Posiblemente puedas hacer el trabajo con más calidad y precisión que otros, pero ya no es tu función. Tu función es comunicarte con tu equipo, asegurarte de que tiene los recursos que necesitan, enseñarles a ser mejores en sus puestos de trabajo y llevarlos hacia el logro de las metas del equipo.

Lograr éxitos del equipo

Reconoce al equipo cuando se lo merece. Puede ser tentador “vender” los logros de tu equipo como tuyos y en cierto modo lo son, pero hay que acordarse de que sin el esfuerzo individual y del conjunto serán muy escasos. Cuanto más acredites los esfuerzos del equipo, más felices y motivado estarán. 

Ten un plan     

Los mejores líderes saben a dónde van y a dónde ¡ llevan a su equipo. Tienen una clara visión del futuro y una estrategia para guiarlos hacia ella. Si no sabes a dónde vas, nunca llegarás. 

Sé accesible

Lo peor que puedes hacer es encerrarte detrás de una puerta. Como nuevo jefe, querras estar disponible. No importa lo ocupado que estés, debes dejar la puerta abierta, excepto para conversaciones privadas.

Se decisivo

A la gente le gusta saber que están siendo guiados por alguien competente. Cuando llegue el momento de tomar una decisión, no andes con demasiados rodeos. Cualquier decisión, incluso si es incorrecta, es mejor que ninguna decisión en absoluto.

Gestiona

Recuerda que todavía tienes un jefe y es más importante que nunca mantener una relación fuerte. También asegurarte de que los objetivos que se establecen para tu equipo están íntimamente ligados a las prioridades de tu jefe.

Errores

No te obsesiones con tus errores. Si deseas hacer un impacto tienes que salir de tu zona de confort. Cometerás errores y te sentirás incómodo, así que supéralo y aprende de estas experiencias. Es una parte de la vida. ¡No te preocupes! 

¡TE DESEO MUCHO ÉXITO!

 ¡Disfruta el momento!

Date cuenta de que no estás ahí por casualidad. Si alguien no hubiera pensado que serías un buen jefe, no te hubieran promocionado. Ten tanta confianza en ti mismo y en tus habilidades como la empresa. Sobre todo, disfruta el viaje, porque si no lo haces, el esfuerzo no vale la pena.

Prepárate

La preparación es crítica. Aprende todo lo que puedas acerca de la empresa, sus valores, misión y propósito. Cuanto mejor los entiendas, mejor jefe serás. Tu nivel de responsabilidad ha cambiado y deberas velar por los intereses de la empresa, su cultura y el buen funcionamiento de tu departamento. 

 No controles, lidera

Uno de los principales mitos es que los nuevos jefes deben controlar a sus empleados directos. En el mundo real y con las nuevas generaciones, las personas responden mejor cuando hay un entendimiento del por qué de una instrucción y saber cuál es la meta que se deben lograr individualmente y/o como equipo. 

Pide ayuda

Aunque puedas aprender por tus propios medios y seas el jefe, serás más efectivo al apoyarte de otros. Los mejores líderes de cada industria saben que no se trata de lo capaz que eres como persona, sino de lo capaz que eres liderando al equipo para que de manera conjunta se logren los objetivos.

Encuentra un mentor

Por supuesto que habrá muchas situaciones que enfrentarás como jefe que no están descritas en ningún manual. ¿Cómo lidiar con una persona conflictiva? ¿Qué hacer con una persona que tiene un mal desempeño? ¿Cómo explicarle a un excelente colaborador que no lo puedes promover porque lo necesitas en su puesto? No eres la primera persona que se enfrenta con esas situaciones, por lo que encontrar un mentor te dará mucha tranquilidad, alguien con quien podrás discutir confidencialmente. Si es tu jefe, es lo ideal, si no, puede ser un coach.

 Autoconocimiento

Conócete y sé tu mismo. Deja que la gente sepa quién eres y lo que vales. Una tarea temprana e importante es que sepas cuáles son tus prioridades e identificar tu estilo de liderazgo (Ver artículo Lifestyle – Diciembre, 2016). Cuando comuniques esto de manera clara para que los demás lo puedan entender, el respeto probablemente no esté muy lejos.

Código personal

Cuando uno se conoce es más fácil determinar su código moral y sistema de valores. Si empiezas a aceptar situaciones que van en contra de estas creencias personales, inevitablemente se caerá en aceptar cualquier cosa. Estas “reglas del juego” te ayudarán a mantenerte en regla en todas tus decisiones.

Ser juez

Para mí, lo más difícil de una evaluación de desempeño no es rellenar el formato, sino estar frente a otra persona como juez. Finalmente, lo que se está decidiendo es, si la persona que uno tiene en su equipo, es la mejor para apoyarte en lograr lo que quieres lograr. 


GustavJ-01.png

Autor: Gustav Juul / Presidente & CEO / RHHR Group

w. es.rhhrgroup.com