.

SER HUMANO EN LA ERA DIGITAL: ¿REALIDAD VIRTUAL O REALIDAD AUMENTADA?

Para la generación de los ‘Baby Boomers’, a la que pertenezco (nacidos de 1946 a 1964, según el USCB y ahora rebautizados selectivamente como ‘Midlifers’, gracias a la globalización), las palabras crisis, inflación, devaluación y recesión formaban parte del lenguaje cotidiano y familiar. Así también lo era pasar una tarde pegado a un enorme televisor construido de bulbos y transitores, sin control remoto, para contemplar en tonalidades de blanco y negro las series que hablaban del futuro del hombre. Algunas de ellas eran: El túnel del tiempo, Perdidos en el espacio, El Hombre Nuclear y su spin-off La Mujer Biónica, por supuesto buscando la igualdad de género, y mi favorita: Viaje a las Estrellas (Star Trek: la original). En ésta última, el Sr. Spook representaba a los Vulcanos, seres de otro planeta notablemente inteligentes, en quienes los sentimientos estaban ausentes y el razonamiento lógico-matemático dominaba su forma de actuar; en contraste con los simples humanos que complicaban las cosas debido a que involucraban sus emociones y afectos en la resolución de los problemas, que se convertían en verdaderas calamidades.

Uno de los capítulos más interesantes que recuerdo describe la forma en que la tripulación del Enterprise (la nave más exacta, eficiente, asombrosa y extraordinaria que ha existido jamás, por lo menos en la mente de Gene Roddenberry, el creador de la serie y en los prototipos que aparecían en escena), el personal que la operaba, solicitaba sus períodos vacacionales para pasarlos con la familia de forma muy sencilla: llenaban un formato donde indicaban qué lugar querían visitar; una playa, ciudad famosa, el polo norte, old Disneyland, cualquier opción era válida y aprobada de inmediato. Una vez completado el trámite, entraban en una sala privada y exclusiva donde, en una pantalla, aparecía todo el escenario que habían elegido y de manera virtual, se recreaban todos los detalles que identificaban el lugar elegido. Como por arte de magia, todos sus deseos se convertían en realidad. Las personas realmente disfrutaban, en unos cuantos minutos y sin mayores gastos, de una experiencia completa y restauradora para regresar a su trabajo a la semana siguiente desestresados y felices para reanudar su viaje a las estrellas.

Estamos hablando de la década de 1960, donde la realidad virtual, aplicada en la incipiente televisión, era ya un recurso para generar satisfacción y calidad de vida para los seres humanos; algo que nos parecía fantasioso, increíble y de ciencia ficción, como decíamos entonces, aunque la proyección visionaria de esa serie estaba dirigida a la vida y a las comunidades de cobertura interestelar en el siglo XXIII. En el presente año 2017, unos cuantos años después, este relato parece solo un cuento, una ridícula historia del siglo pasado; sí, del siglo pasado, que ahora es… una realidad 

Un problema filosófico que proviene desde los inicios de la historia de la humanidad es la definición de la realidad per se. Ésta constituye un enigma que ha permanecido irresuelto hasta nuestros días, ya que además de las cosas materiales, también se pueden considerar como parte de larealidad las emociones, sentimientos e incluso las fantasías, en tanto que hay personas que las desarrollan y experimentan, entonces, existen.

Algunas de las principales actividades del ser humano en la era digital presente es enfocarse en crear un mundo diferente, un entorno ficticio y sin fronteras. En él, el ser humano va transformando lo aparentemente real con información adicional, para así encontrar a través de la tecnología el bienestar y la mejora de su calidad de vida.

Hoy vivimos en algunos escenarios cubiertos de vida artificial, donde en ocasiones la conexión con el mundo real se diluye, pierde o se evapora. Es indudable que los avances de los últimos 50 años en ciencia y tecnología han hecho una aportación exponencial en las áreas de la salud, la alimentación, los sistemas educativos y otros renglones fundamentales para la sobrevivencia y desarrollo del ser humano. Sin embargo, hay evidencia sólida de que uno de sus componentes sociales básicos, la interacción con otras personas, se ha visto reducido de manera notable y ha sido sustituida y desplazada por las redes sociales, lo cual como todo cambio, representa ventajas y amenazas.

Tele y StarTreck.jpg

En 1979 la sonda espacial estadounidense “Voyager I” se aproximó a IO, la luna más interior de Júpiter y envió a la Tierra desde tan alejado planeta unas sorprendentes fotos que mostraron, por primera vez en otro cuerpo del sistema solar en el que habitamos, volcanes activos. Para las generaciones Millennial y las más recientes (que surgieron a partir de ese año) esta nave viajera, aunque aún sin tripulación a diferencia del Enterprise, forma parte de su vida y de su realidad. Con la ventaja de que ahora esas imágenes las podrán observar en su Smart Tv o desde cualquier dispositivo inteligente y además móvil, a todo color y claro, hasta en megapíxeles.

Esta evolución y revolución tecnológica requerirá de desarrollar cada vez más y más competencias, habilidades y aptitudes personales para aplicarse al mundo organizacional y empresarial. Haciendo una síntesis de lo que los expertos y futurólogos proyectan, podríamos ranquear en el Top-Ten las siguientes, sin importar a qué generación pertenezcas:

Liderazgo Inspirador;  Automotivación; Espíritu de Servicio; Trabajo en Equipo; Sensibilidad Al Cambio; Toma de Decisiones; Solución de Problemas; Comunicación Efectiva; Principios Éticos; y Manejo de Tecnología

Sin duda, esto representa una gran tarea por realizar y un gran reto por emprender para cumplir con todas ellas. Cada una simboliza mayormente aspectos cualitativos de las personas, que se refieren a actitudes positivas. 

Si pudiéramos condensar en dos palabras estas 10 características, se convertirían en algo similar al concepto de Capital Psicólogico, término acuñado por expertos en investigación de este fenómeno (Luthans, Youssef y Avolio, 2007), entendido como un estado mental positivo de desarrollo de un individuo. Éste se caracteriza por:

1. Tener confianza en sí mismo para emprender y dedicar el esfuerzo necesario para lograr el éxito en tareas desafiantes; Autoeficacia.

2. Hacer atribuciones positivas sobre tener éxito ahora y en el futuro; Optimismo.

3. Ser perseverante en el cumplimiento de metas y cuando sea necesario, reorientar las trayectorias de las mismas; Esperanza. 

4. Cuando se está abrumado por los problemas y la adversidad, ser capaz de aguantar y recuperarse para alcanzar el éxito; Resiliencia.

Se ha demostrado empíricamente a través de estudios diversos, alrededor del mundo, que estos cuatro componentes están presentes en nuestro repertorio de recursos personales internos. Claro, todos ellos con posibilidades de desarrollarse o reforzar a través de práctica y ejercicios sencillos y cotidianos que se acercan más al cultivo de la voluntad por mejorar y superarse de manera continua y constante en cada uno de nosotros. Consulta al respecto en las páginas confiables de Internet sobre este tema, existe una abundante bibliografía científica que los aborda. Si te interesan más detalles acerca de este asunto en particular, visita Youtube, donde aparezco en una entrevista que se publicó hace unos meses, solo escribe mi nombre seguido de las palabras estrés laboral.

‘Baby Boomers’, ‘X’, ‘Y’, ‘Millennials’, ‘Nativos’ y generaciones por venir, hagamos una contribución verdadera para un mundo mejor, unidos. Transformémonos de seres humanos a Ser Humano, en el trato, en el decir, en el hacer y en el actuar con nuestro prójimo. En el aquí y en el ahora para dejar un mejor futuro para… The Next Generation.


ArturoE-01.png

 Autor: Arturo Escareño Mendoza / Doctorando en Filosofía con Especialidad en Psicología Consultor / DiagnoXControl

e. aescareno@diagnoxcontrol.com

w. www.diagnoxcontrol.com