EL INTERNET DE LAS COSAS EN LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL BAJO EL PARADIGMA DE INTEGRACIÓN DE PROCESOS

Internet de las cosas.png
Se coincida o no en que la innovación no solo parta desde el contexto tecnológico, sino desde más allá de los procesos del modelo de negocio, se propone alineación a tendencias digitales aliadas a diversos ‘paradigmas’, evitando forzar ‘panaceas’ mientras se modifica la propuesta de valor, se optimizan procesos y se cierran brechas críticas de islas de información, no solo con bases de conocimiento, sino a través de la gestión de bases de sabiduría. Con el objetivo de reducir la toma de decisiones bajo intervención humana, proyectándonos a tendencias de inteligencia artificial, realidad virtual, entre otras propuestas futuristas.

El Internet de las Cosas (Internet of Things, IoT) lleva años demostrando su capacidad de integrar el análisis de datos aislados. Estos son eventualmente generados por cosas que interactúan con sensores, infraestructuras Cloud Computing u On-premise, simulando inteligencia de negocios bajo analíticos. Dichos analíticos analizan patrones sobre tecnología Big Data incluyentes a estrategias de reglas de negocios que accionan eventos adicionales con la experiencia de usuario requerida, sin aislar la toma de decisiones directiva, sino ahora basados en decisiones integrales que actúen automáticamente, controlen el futuro de aprendizaje e impacten en la ventaja competitiva de las organizaciones.

Hasta este punto se busca contextualizar un tema del cual se habla mucho. Sin embargo, la propuesta de valor en la presente lectura será traducir el IoT bajo la experiencia en la integración de tecnología empresarial, motivando así el interés de evitar islas de información y de aliarse de buenas prácticas; sin olvidar que la clave del éxito está en la ‘adaptación’, a pesar de que es un concepto que tiende a ‘ocultarse’ ante la dirección y en el dominio de la ‘ciencia de lo humano’ desde la visión estratégica materializada con proyectos y respaldada de habilidades como: liderazgo que genere éxitos a través de los propios, gestión del cambio, comunicación, inteligencia emocional, negociación, entre otros factores.

LA VISIÓN ESTRATÉGICA

La evolución permitirá tomar conciencia durante los KPI’s de engagement generados hacia los clientes, así como de las sinergias entre aliados para protegerse de los grandes competidores, pero considerando una realidad limitada a los recursos y talento humano. Es decir, la nobleza de las decisiones, la claridad de objetivos (propuestas como SMART) y la priorización de los principios de los líderes versus una decisión plenamente de ‘negocios’ o ‘tecnología’, serán parte del éxito que soporte los siguientes niveles de decisión y el éxito retorne materializadO en una robusta ventaja competitiva.

LA GESTIÓN DE PROYECTOS

Es parte esencial para evidenciar que no todo lo que se planea se ejecuta tal cual. Por ende, toma total relevancia el líder de proyecto para fungir más como facilitador, empoderando a otros líderes que protejan todos los niveles donde se permean los objetivos y busquen el cabal cumplimiento sobre un orden de ideas estandarizada desde la visión actual hacia la deseada. Y donde además, mitiguen los riesgos a través de la confianza y de una comunicación proactiva, identificando la forma de fluir, influir y confluir hasta la liberación exitosa del proyecto; éxito que no necesariamente se alcanza por regirse al pie de la letra de un estándar, metodología, herramientas, técnicas o juicios de expertos tal cual se supone en las diversas propuestas de “best practices”.

LA GESTIÓN DE PROCESOS DE NEGOCIO

Ésta permitirá disciplinar la manera de estructurar nuestra visión bajo la recomendación de alinearnos al paradigma BPM, el cual nos permita optimizar o agregar valor a un eslabón de la cadena que esté duplicado, eliminar cuellos de botella y a su vez, integrar no solo flujos de trabajo, sino también buscar los medios para permitir la intervención humana; a su vez que se integran islas de información concentradas en diversa infraestructura tecnológica A2A o B2B.

ARQUITECTURA DE INTEGRACIÓN

Las aplicaciones de integración, los ETL, BPM’s, entre otras, permitirán la interoperabilidad con sistemas de gestión de procesos empresariales, clientes, proveedores. Por ejemplo: ERPs, CRMs, SRMs o propuestas de desarrollo a la medida, bases de datos relacionales, entre otros conceptos que nos enseñan adaptar una estrategia de diseño IoT respaldada en una arquitectura de alto nivel con mediciones de performance, catálogos de integración(E), especificaciones funcionales y técnicas(F); que bajo una metodología como “Design Thinking” se obtenga un mapa de alto nivel, se mantenga un inventario y se documente el valor agregado, así como su construcción.

Por más que se pudieran ver como conceptos muy genéricos o simples y que muchos expertos pudieran ya dominar, la realidad nos demuestra que grandes compañías aún se mantienen en dos extremos generales: tanto el no contar con una adecuada fluidez, estandarización y evidencia metodológica de su situación actual, como con exceso de políticas que incongruentemente permiten evidenciar su situación actual, pero que por el nivel de complejidad se limita la innovación o aplaza el nivel de respuesta a largo plazo cuando se requiere responder a los naturales cambios.


Captura de pantalla 2017-09-29 a la(s) 09.56.18.png

Autor: Azael Navarro Jiménez / Innovation Architect & Startup Founder / SLEA Group & FollowMentors

w. www.followmentors.com

c. (+52) 1 55 3436 9271