CONSEJOS PARA INVERTIR EN ARTE Y NO PERDER EN EL INTENTO

AdobeStock_80778652.jpeg

Desde hace varios años, quizá décadas, el arte se ha convertido en una forma de inversión parcialmente segura. Segura debido a que puede multiplicar las ganancias a tasas mayores a las que ofrece el mercado accionario y parcialmente, debido a que como toda inversión, depende de diversos factores para que sea redituable y nos haga ganar antes que perder dinero.

En el siglo XX, como gran parte de los aspectos que conformaban la realidad económica de Occidente, el arte cambió gracias a la industrialización masificada. Las corrientes artísticas de principios de siglo, como el modernismo, cubismo, surrealismo e hijas de la industrialización, se convirtieron poco a poco en tendencia y el valor de las piezas que formaban parte de estas corrientes, años más tarde, acrecentaron su valor monetario significativamente.

A partir de la década de los años 80, el arte comenzó a tener un lugar en la economía mundial, lejos de los grandes negocios claro, pero ya con un lugar en ésta. Sin embargo, poseer la cantidad de dinero indicada para adquirir cualquier obra no debe ser el único criterio para hacernos de una obra de arte. Existen varios factores que se deben tomar en cuenta para adquirir la pieza que, si hacemos las cosas bien, puede convertirse en la primera de nuestra colección.

Después de esto, es momento de escuchar a los expertos. Generalmente académicos, dueños de galerías e incluso otros coleccionistas, son las personas indicadas a quienes pedir algún consejo para adquirir una obra de arte. Aunque el gusto personal debe ser una prioridad, es importante tener una segunda opinión para realizar una compra inteligente y por supuesto, también emotiva.

Obteniendo el conocimiento necesario, es momento de establecer un presupuesto. Quizás existan piezas que queremos poseer pero su valor está muy por encima del que podemos alcanzar. Para no caer en frustraciones, hay que conocer ciertas clasificaciones para saber qué tipo de artistas, técnicas y obras son más accesibles para nosotros y resultan una buena inversión para ese momento. Por ejemplo, el arte contemporáneo suele ser más económico que el clásico.

El primer paso es educar nuestra sensibilidad artística, visitando galerías, foros de arte o museos. Algo tan arbitrario como ‘el gusto’ realmente depende de un bagaje bien alimentado, que conoce cuáles son las tendencias, pero que también identifica las piezas que pueden cautivar y a la vez, generar buenas ganancias.

Para ello, hay eventos en donde se exponen las diferentes experiencias de los expertos en arte sobre cómo invertir en arte.

Christelle Inacio

Christelle Inacio 3.jpg

Tuvimos la oportunidad de platicar con Christelle Inacio, directora del Coloquio El Mercado del Arte actual en México, quien nos explicó un poco sobre el arte como inversión y todas las ventajas de convertirnos en coleccionistas.

¿Cómo podemos lograr una colección de arte como inversión a largo plazo?

Una colección se construye teniendo en posesión varios objetos de la misma línea y la completamos con otras piezas que vendrán a enriquecer el discurso entre cada una de ellas. Eso supone que guardamos las piezas durante algunos años. Para asegurar la adquisición a largo plazo se necesita saber quién es el artista, a quién compramos la pieza y dónde.

Hay criterios que deben existir para seleccionar al artista. Lo primero es gustar de su obra. Luego, identificar cuál es la técnica que usa y el año de la creación de la obra. Es importante saber con qué galería trabaja el artista para sostener su futuro artístico. Asimismo, recuerda considerar las siguientes preguntas: ¿el artista presentó obras en subasta? ¿participa en ferias internacionales, museos, instituciones públicas o privadas en colecciones importantes?, ¿hay libros sobre el artista y su obra? Todas estas preguntas son fundamentales en la hora de comprar la obra de un artista.

¿Cuál es el mayor riesgo al invertir en una obra?

Diría que los dos mayores riesgos al adquirir una obra es que nos disgusta con el tiempo y que la obra no gana valor y stagne.

¿Cuáles son las ventajas?

A diferencia de cualquier otra inversión, o bien patrimonial, el arte no se deprecia. Se puede vender en otra moneda, en diferentes ciudades del mundo donde el artista tiene una mejor cuota. También, se disfruta en casa, su oficina, incluso se puede sacar provecho alquilando para algún evento y prestar a museos. Otra gran ventaja es que apoyamos a la creación de un país. En el caso del arte contemporáneo, el coleccionista de hoy se siente parte de la historia del arte porque apoya a la creación actual que será la historia de mañana. En algunos países como Estados Unidos o Francia, el gobierno apoya el fomento artístico con leyes que favorecen la compra de obras deduciendo de los impuestos las compras.

¿Cuál es el perfil de un coleccionista?

Hay muchos perfiles diferentes. Diría que hay tres pilares: El coleccionista que compra por amor al arte y no tiene ningún problema financiero al disfrutar de una fortuna consolidada, busca apoyar a la creación y construir una colección a partir de un tema o una línea editorial.

El segundo, el inversor compra piezas según su valor actual, proyectando un aumento en algunos meses o años. También le gusta el arte pero lo ve más como un producto comercial que va a comprar y vender a corto plazo. No disfruta la obra ni tiene la intención de montar una colección que se sostiene. Por último, el especulador,  este no es coleccionista, pero es importante mencionarlo. Es el tipo de individuo que conoce bien la cuota de cada artista, sabe dónde comprar más barato y dónde venderlo más caro. Tiene que tener paciencia y saber esperar el momento oportuno para poner la pieza a la venta o encontrar el comprador.

¿Cómo podemos incrementar la participación de colecciones mexicanas en el mercado internacional?

Hay muy buenas colecciones de arte mexicanas. Podemos ver piezas de estas colecciones en varias exposiciones internacionales. Todo es cuestión de educación; desde temprana edad, los niños deben ir a más en exposiciones, talleres de dibujo, entender que el arte de los artistas de su país es muy valioso. Así conseguiremos que nuevos públicos consuman arte y quieran dar a conocer el rayo cultural de su país a sus vecinos.

Una posibilidad sería que el gobierno apoye con temas fiscales a que entren más obras a México sin pedir tantos impuestos, apoyar con recibos deducibles de impuestos cuando se compra arte nacional, en fin, hay una serie de medidas que ayudarían a que el público se interese en comprar arte.

Uno de los beneficios más grande es el rayo cultural que puede tener el país ante el mundo. Eso aumenta el turismo cultural y la venida de inversión extranjera; es un círculo virtuoso que ayuda el esplendor nacional y dar a conocer la riqueza que tiene México.

¿Cuál es el panorama en el 2018 para la inversión en arte?

Esperemos que este tipo de eventos, como el Coloquio, las actividades artísticas, las ferias y las galerías, generen curiosidad en la gente sobre este tipo de inversión.

Vemos que México y su poder adquisitivo está creciendo. El rol del gobierno es apoyar y sostener la industria creativa para generar empleos e impuestos. Sin embargo, no hay que esperar a que hagan algo para actuar, los propios artistas y otros actores del mercado deben encontrar maneras más atractivas para atraer y educar un nuevo público.


Logo tlag blanc fond pink.png

Autor: Renato Leduc Castrejón / Editorial / Another Company

e. pablo.navarrete@

w. anothercompany.com.mx


THE LATIN ART GALLERIES

The Latin Art Galleries es una organización creada para el desarrollo, la emancipación y exportación del arte iberoamericano. Crea vínculos entre el mundo profesional artístico y el público con el fin de apoyar al mercado del arte y difundir las identidades de cada país de la zona inter-atlántica. TLAG es una plataforma especializada en las artes visuales caribeñas, latinoamericanas e ibéricas, ya que los vínculos históricos y culturales entre los dos continentes siguen retroalimentándose desde hace siglos. Está dedicada a todos los actores del mundo del arte iberoamericano, para que se adapten al mundo de hoy y de mañana, y encuentren nuevos caminos para mostrar su arte. Es una agencia para el desarrollo, promoción y divulgación de las artes con el objetivo de derribar las fronteras geográficas y difundir las artes a otros públicos.