VOLVERSE WELLNESS PORQUE TODO ESTÁ CONECTADO

shutterstock_76512388.jpg

Wellness, más que una moda pasajera, puede ser el camino hacia una sociedad plena, consciente y en armonía con su entorno.
La primera vez que escuché la palabra wellness, no supe qué pensar. Por un lado tuve la sensación de que representaba a la totalidad del ser en su mejor versión, es decir, que abarcaba varios ámbitos que tienen que ver con salud, alimentación y estabilidad mental-emocional. Pero también dudé, ¿no sería una moda pasajera o algo por el estilo? Pronto me di cuenta de que, en efecto, el concepto comprende aspectos que nos hacen estar bien con nosotros mismos de forma profunda: balance entre las condiciones mentales, físicas y espirituales, que a su vez decantan en condiciones sociales, laborales y de salud ambiental.

Wellness se ha convertido en un término cada vez más común en nuestros días, pero no es tan nuevo. Fue acuñado por Halbert L. Dunn –conocido como el padre del movimiento wellness- en los años 50 y no fue sino hasta los 70 que comenzó a cobrar valor e importancia. Este concepto engloba “un proceso activo mediante el cual nos concienciamos y hacemos ciertas elecciones en vistas de una existencia más plena”, en palabras de Halbert.

Mi pregunta es: ¿quién no aspira a una mejor vida, con un sentido, un propósito, saludable, plena y feliz? Hasta hoy, no conozco alguien que no lo desee. Entonces, ¿por qué no tomamos las elecciones adecuadas para vivir de esa forma? ¿Será que pensamos en el bienestar como un sueño o un ideal inalcanzable que solo da vueltas en nuestra mente? Una vida plena es una conquista del día a día y solo puede ser alcanzada de manera consciente e intencional, por lo que va a requerir de nuestro 100% de entrega para detonar y luego desarrollar todos nuestros potenciales. Se trata de un compromiso de por vida que a su vez rinde generosas recompensas. Volverse wellness no quiere decir que ya no existirán fricciones, problemas o preocupaciones. Por el contrario, es ante la adversidad que podemos trascender nuestros límites y esto es parte de tomar este camino: tener la capacidad de ser resilientes, de resolver y saber cuándo pausar por unos instantes para retomar el camino y las metas con más ánimo y determinación. Implica entonces saber que no existe una fuerza mayor que la que nace del afán de estar y ser mejores a cada instante. Ser wellness, en definitiva, es practicar una relación honesta con uno mismo, con base en la ética, el amor y el valor que tiene mi vida en este planeta.

Tengo la sensación de que en nuestra sociedad, que está cambiando exponencialmente y en algunos casos tiende a ser más individualista y aparentemente más indolente o indiferente ante las afecciones ajenas, practicar este estilo de vida se empieza a convertir en una necesidad primordial, como una medicina preventiva o quizás, es una característica evolutiva hacia una humanidad más consciente; y eso me entusiasma. Wellness envuelve un proceso activo mediante el cual nos volvemos cada vez más conscientes de nosotros mismos y por ende de nuestro alrededor. Entonces comprendemos que todo lo que me pasa, todo lo que hago, cada decisión que asumo, no solo me afecta a mi como individuo, sino que también termina impactando en mi entorno, mis relaciones afectivas, laborales, económicas y por supuesto, en el medio ambiente. Inclinarnos hacia este estilo de vida es una decisión que no podemos postergar más.

Reflexionando sobre ello, he llegado a una que otra conclusión sobre lo que implica vivir de forma wellness y me gustaría compartirlas en este espacio. En primer lugar, es importante elegir vivir más en el presente y menos en la imaginación para sentirnos más plenos y con menos carencias. Aprender a comprender y aceptar nuestros procesos emocionales, para así elevar nuestro estado de ánimo sin importar las circunstancias. Este estilo de vida lleva también a mejorar la relación con nosotros mismos y por lo tanto, con los demás, al mismo tiempo que transformamos nuestras creencias limitantes en cuanto a prosperidad, amor y experiencias para vivir la vida al máximo. El resultado será entregarnos con amor y pasión a cualquier actividad y gozar cada vez que la llevamos a cabo. Y por supuesto, honrar a nuestro cuerpo con buena alimentación, ejercicio, meditación, así como nutrir nuestra mente con lecturas interesantes, que enriquezcan y cuestionen. Pero las cosas no deben quedarse ahí, también debemos procurar el cuidado del medio ambiente, seleccionando productos y servicios con conciencia ambiental. Es momento de aceptar, abrazar nuestra misión de vida y generar una armonía consciente para nosotros y los demás.

Este camino está disponible para cualquier persona, sin importar la edad. Ser wellness, más que una aptitud, debe ser una actitud ante la vida. Todos tenemos la capacidad, el derecho y la libertad de aspirar a una mejor vida y es fundamental tener en cuenta que tan solo estamos a una decisión de lograrlo. Todo comienza a partir de nosotros mismos, aquí y ahora.

¡Descubre cómo vivir un estilo de vida wellness!
Te regalamos $200 en tu primer compra. Entra a www.wellnessstore.mx y aplica el código: ioswellness* *Válido el mes de Enero 2018


Cora De La Vega.png

Autor: Cora De la Vega Heuzé / Content Manager / Wellness Sotre

w. www.wellnessstore.com.mx

e.atencionaclientes@wellnessstore.mx