-

CAMBIANDO EL PARADIGMA DE LA GESTIÓN DEL TALENTO HUMANO

AdobeStock_111670656.jpeg

En la actualidad, las empresas se enfrentan a mercados globalizados y bastante competitivos, los clientes están exigiendo que respondan a sus necesidades de manera sumamente rápida. Para poder cumplir con estos objetivos y lograr sus planes estratégicos, las empresas necesitan gente talentosa; empleados motivados, informados, capacitados, con alto potencial y de alto desempeño. Esto desde hace algunos años ha sido la realidad, pero ahora más que nunca es cuando los Directores Generales y Directores de área ven en sus equipos de colaboradores el pilar fundamental para lograr estas ventajas competitivas para el negocio y transformar sus organizaciones de forma acelerada.

Esto realmente reta a los líderes de Recursos Humanos, ya que actualmente tienen que contar con el talento preparado y con las competencias necesarias para crecer y continuar innovando. Además, tienen que desarrollarlos en el uso de sistemas, aplicaciones, servicios tecnológicos, redes sociales y procesos internos modernos basados en la tecnología para aprovechar al máximo las oportunidades que están ofreciendo los avances tecnológicos.

En la mayoría de las empresas, el desarrollo de estas estrategias de talento recae tanto en Recursos Humanos como en los líderes que tienen a su cargo a estos talentos. Por ello es fundamental crear nuevas estrategias de gestión de gente, con el fin de desarrollar, atraer y retener al capital humano.

Al mismo tiempo, es necesario reemplazar muchas prácticas de RH que realmente se han vuelto obsoletas, como software limitado y procedimientos innecesarios. También es necesario implementar sistemas y procedimientos tecnológicos modernos que nos permitan gestionar de manera correcta al capital humano.

Como decía el filósofo griego Heráclito, lo único constante es el cambio, y hoy más que nunca, tanto los seres humanos como las organizaciones, hemos de aceptar y caminar con los cambios que impone este entorno globalizado, la competitividad y la economía mundial que nos obligan no solo a pensar, sino a actuar de manera rápida y distinta.

Por su parte, Charles Darwin, el naturalista inglés, decía también que nuestra capacidad para adaptarnos a los cambios por sobre nuestra fuerza física o inteligencia era una cualidad indispensable para la supervivencia. Pero en la actualidad, pensar únicamente en sobrevivir es insuficiente, pues quienes nos dedicamos a gestionar y liderar al talento humano sabemos que para establecer una ventaja competitiva es necesario no solo adaptarnos, sino hacer del cambio un motor de acción que nos impulse a cuestionar la forma en la que hacemos actualmente las cosas y buscar nuevas y mejores formas de hacerlo.

Uno de los líderes de negocios que más admiro por esa forma extraordinaria de romper con lo establecido y diferenciarse de sus competidores es Richard Branson: el magnate británico condecorado por la Reina Isabel, representa para mí el ejemplo perfecto de un liderazgo disruptivo, que ha sabido reconocer los beneficios de la innovación; la cual desde siempre ha formado parte importante de la historia de sus compañías.

Branson, quien incluso cuenta con una compañía de viajes intergalácticos, apunta a dos elementos que considero vitales en la gestión de los Recursos Humanos: la simpleza y la importancia de tratar bien a la gente, tanto a los clientes como a los colaboradores.

De niño lidió con problemas de aprendizaje, específicamente dislexia y déficit de atención y comenzando en el mundo de los negocios a edad temprana, se dio cuenta de que para marcar una diferencia es fundamental incorporar la tecnología a sus negocios, pero más aún, ofrecer a sus clientes una experiencia que pudieran disfrutar. De ahí que todos sus sistemas, páginas y aplicaciones estén diseñados pensando en la satisfacción de sus usuarios o clientes.

Esto me lleva a reflexionar sobre la importancia de la innovación y el uso de herramientas tecnológicas en la gestión del talento humano, pero también, en qué tanto hacemos nuestros procedimientos accesibles y pensando en nuestros clientes internos. Por mucho tiempo se ha considerado que las áreas de Recursos Humanos son áreas de “trámite”, burocráticas, y me parece que en ese sentido, el valor que podemos agregar a la organización es escaso. Creo que es momento de romper esquemas y ser verdaderos aliados estratégicos de la Dirección General y al mismo tiempo, de todas las áreas de las compañías.

En este sentido, la automatización y digitalización de los Recursos Humanos es un concepto del cual ya se empieza a hablar y que sin duda se trata de una tendencia muy importante: permitirá optimizar los procesos de atracción, retención, entrenamiento y desarrollo, así como la comunicación entre los distintos actores. Esto implica que seamos capaces de dominar el uso de las herramientas tecnológicas y facilitemos su proceso de adquisición y uso al interior de las organizaciones.

El otro aspecto al cual se refiere Branson, es la importancia de tratar bien a la gente, pues considera al engagement uno de los factores clave para hacer florecer el talento y la innovación en una organización: la Experiencia del Colaborador es una de sus prioridades top en todas sus compañías.

Dentro de ella, escuchar a los colaboradores, evaluar su desempeño, darles un feedback continuo, construir un entorno positivo de aprendizaje continuo y desarrollar todo su potencial, mejora significativamente la experiencia de los empleados en la organización y refuerza su sentido de responsabilidad y pertenencia.  Incluso esto es fundamental para la nueva generación de millennials, quienes tienen altas expectativas de aprendizaje y desarrollo y tienen que aprender a trabajar en este entorno tan cambiante.

En este sentido, es necesario crear ambientes diversos e incluyentes, otra de las tendencias más importantes de los últimos años y es responsabilidad de las áreas de talento humano favorecer la integración de todas las áreas en este sentido.

Hoy más que nunca y pese al importante papel de la tecnología, la gestión adecuada de las personas se convierte en pieza fundamental del desarrollo tanto de éstas como de las organizaciones. Como dice Branson: “el éxito en los negocios se basa en la gente” y quién, sino los responsables de ella para lograrlo.


Captura de pantalla 2017-12-05 a la(s) 15.29.30.png

Autor: Eduardo Martínez / Director de Talento y Cultura / Vitromex en GIS