-

INFORMÁTICA EMPRESARIAL

Hasta la década de 1990 era muy fácil identificar a las empresas de tecnologías de información; usualmente eran los proveedores de hardware y software. Se podían identificar por nombres tales como IBM, HP, Microsoft y Dell. A partir de los años 90, algunas mentes creativas desde Silicon Valley, California, encabezaron una revolución con los servicios basados en el Internet, como Google, eBay, Amazon, Yahoo, Facebook y otras empresas ya conocidas. La realidad es que hoy en día todas son empresas de tecnología de la información, en cierta medida.

Independientemente de la naturaleza de su empresa, la geografía en la que compite o su participación en el mercado, su empresa con seguridad se basa en la tecnología de la información en un sinfín de actividades, desde la optimización de los centros de costos, el procesamiento de grandes cantidades de datos del mercado, las transacciones financieras, el diseño de nuevos productos, el proceso de reclutamiento y selección de personal y quizás hasta la comercialización de los planes de negocios con clientes. Todo esto debido a la tecnología de la información o mejor conocida como la informática empresarial. En resumen, la informática empresarial se hace presente en casi todas las partes y en el engranaje operativo de cada empresa.

Si bien lo anterior es cierto, también lo es que cada uno de nosotros, como líderes ejecutivos, hemos escuchado historias en donde la informática empresarial se convierte en el gran villano. En pocas palabras la informática empresarial se convierte en algo que es muy caro, muy lento de implementar y que a final de cuentas no se entiende cabalmente al usar en demasía tantos acrónimos y palabras ininteligibles.

¿Por qué el área de informática empresarial vive momentos tan difíciles para apoyar a los líderes con este vertiginoso, volátil y ambiguo mundo empresarial? ¿Por qué el problema parece empeorarse, en lugar de mejorar? A continuación presento cuatro hechos verificables, que nos harían creer que esto es una tarea imposible de resolver:

Más de la mitad de los gastos de capital incurridos por las empresas en todo el mundo se destinan a la informática empresarial. Sin embargo, la mayoría de los altos ejecutivos y las juntas de dirección continúan siendo escépticos en cuanto a si dichas inversiones están dando los frutos esperados o al menos prometidos.

Un reciente análisis de las 500 empresas más grandes del mundo indica que ellas pierden más de $14 millones de dólares cada año debido a fallidos proyectos de informática empresarial

De acuerdo con una investigación mundial, en una muestra con los 5.400 grandes proyectos de informática empresarial, se encontró que al 17% de los proyectos les fue tan mal que habrían puesto en peligro la mismísima existencia de las empresas participantes.

Según un informe mundial de una firma de consultoría tecnológica, dos tercios de los CEOs encuestados esperan que la informática empresarial hará una mayor aportación de valor estratégico para sus industrias en el futuro. Sin embargo, también creen que la capacidad en déficit para sus Directores de Sistemas es que carecen de una mejor comprensión del modelo de negocios.

Mi perspectiva es que, ¡ahí están las oportunidades a la vista!

Indudablemente, la información empresarial no ha logrado demostrar con seriedad a los líderes empresariales de que cada dólar invertido es un dólar bien invertido. Se ha avanzado en la última década, pero aún no hemos alcanzado el punto de equilibrio donde las inversiones de capital en la informática empresarial reditúan de manera similar o igual al balance de las demás inversiones empresariales.

 ¿Cuántas veces ha reflexionado si se siente inconforme con la forma en que la informática empresarial continúa requiriendo más y más dinero para cada innovación tecnológica? Sin lugar a dudas, su trabajo como líder de la empresa no es estar conforme con esta situación, ¿cierto? Hay un dicho que dice: “la conformidad alimenta la complacencia y la complacencia genera el fracaso”.
AdobeStock_131599678.jpeg

Las ideas disruptivas, casi por definición, conllevan riesgos y generan inconformidad. Así mismo, éstas dudan de la santidad de las viejas ideas y cuestionar la santidad es por definición hacerte sentir inconforme; estas ideas suelen ser riesgosas y el riesgo casi siempre produce inconformidad.

En mi libro “The Uncomfortable CEO”, explico cómo encontrar la objetividad y la perspectiva correcta con la informática empresarial y hacer que algo positivo suceda en su propia empresa, como por ejemplo: ¿cómo mejorar el valor de negocio de la informática empresarial, quizás atenuando la incertidumbre empresarial del mercado? Y, por ejemplo, ¿cómo beneficiarse de la informática empresarial como un acelerador para la colaboración y la innovación en el mercado?

En mi práctica como consultor ejecutivo, les recomiendo a mis clientes que la próxima vez que su equipo de informática empresarial les presente un plan estratégico, escuchen la propuesta y pregunten acerca de tres cosas importantes:

1. Los criterios de éxito para el negocio y no para la tecnología

2. El plan diseñado para la gestión del cambio organizacional

3. Qué hacer para que el área de informática empresarial se transforme en un jugador valioso para toda la compañía aprovechando dicha propuesta

Así mismo, les recomiendo tener sumo cuidado en no encasillar al equipo de informática empresarial para que no operen solo en cuestiones técnicas y tácticas. Asegúrense de que los miembros de su departamento de informática empresarial entiendan el alcance total de la empresa y el papel crucial que deben tomar para apoyarlo a usted en la transformación cabal y efectiva de la empresa. Dígales, por cierto, que estás buscando consejos y soluciones, en lugar de mantener el status-quo o vivir en la comodidad.

Por último, les recuerdo que nada importante jamás sucede cuando la empresa está conforme.


JoseI-01.png

Autor: José Ignacio Sordo Galarza / Founder & Managing Director / CIO Eureka!

e. jsordo@CIOEureka.com

w. cioeureka.com