-

ASIGNACIÓN DE ACTIVOS PARA EL 2017

El 2016 estuvo plagado de eventos preocupantes que causaron disturbios muy comentados en el comportamiento de los volátiles mercados financieros, tales como: la caída del precio del petróleo a principios de año, el encarecimiento continuo del dólar con respecto a nuestra moneda y ya casi para cerrar el año, la victoria de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica. Todos estos eventos que vienen acompañados de realidades y expectativas hacen que nos preguntemos qué hacer ante este entorno y sobre todo, qué hacer con nuestro dinero.
MB chart.jpg

Dado que las expectativas nacionales son poco halagadoras, la asignación de activos financieros debe estar enfocada mayormente a la reducción del riesgo sin dejar de lado la protección del principal y su crecimiento. Sin duda, algo fácil de decir, pero de mucho trabajo en la práctica. Por este motivo, a continuación me permito dar algunos datos dirigidos a diferentes perfiles de inversionistas.

Corto plazo

Sugerido para alguien con un horizonte de inversión no mayor a un año y que no gusta de volatilidad o de alguien en la etapa de retiro y que necesita de liquidez y seguridad de su inversión. En este caso se sugiere invertir en Certificados del Gobierno Federal (CETES) que actualmente ofrecen una tasa muy atractiva colocándose entre 5% y 6% de rendimiento anual dependiendo del plazo seleccionado.

Conservador

Sugerido para una persona que opta por crecimientos por encima de la inflación y que puede tolerar movimientos en su portafolio de inversión sin ver grandes fluctuaciones entre un mes y otro. Para este inversionista se sugiere una mezcla entre instrumentos de corto plazo como el Cete, con una mezcla de Bonos Gubernamentales que pueden ser adquiridos en dos versiones: de manera directa o a través de la Bolsa Mexicana por medio de ETFs (Exchange Traded Funds), estos instrumentos están entregando pagos de interés por arriba del 6% de manera semestral y ofrecen dependiendo su plazo, rendimientos hasta de su 7% anualizado. Esta mezcla de Cetes y Bonos debe representar un 80% de la cartera, el restante 20% sugerimos una mezcla de dólares, renta variables mexicana y norteamericana.

Balanceado

Dirigido para alguien de mediana edad que puede comprometer su inversión por más tiempo que un año y que busca tener un mayor rendimiento que los ofrecidos por los instrumentos tradicionales. En este caso, los bonos ocupan el 50% de la cartera y el 40% lo ocupa renta variables y 10% en dólares.

Crecimiento

De igual manera, para quien busca mayor crecimiento sin incurrir en una sobreexposición a los movimientos fuertes del mercado, se recomienda 30% dividido en UDIs, Cetes y Bonos, pero incrementando a 70% la renta variables que debe incluir dólares.

Agresivo

Es una estrategia para quien entiende el funcionamiento y operación de los mercados de renta variable y que puede comprometer su dinero a una estrategia sugerida para más de tres años. En este caso, 15% debe estar colocado en Bonos y el restante 75% en renta variable y dólares.

Especulativo

Es una estrategia para quien puede ver fluctuar su cartera de manera importante pero que busca rendimiento de doble dígito. En esta opción la alternativa es 100% renta variable y con un horizonte de tres a cinco años.

A CONSIDERAR

El peso mexicano ha retrocedido en tres años alrededor del 50%, convirtiendo a nuestra moneda en el activo más devaluado de los mercados emergentes en 2016. Por este motivo, una respuesta en contrasentido no debe estar 100% descartada, sobre todo si lo mencionado por el presidente Donald Trump no se materializa totalmente o en relativamente corto plazo. Hay que recordar que lo dicho como candidato en la práctica no siempre se cumple como Presidente. Sin embargo, para evitar un posible desaguisado, estamos sugiriendo tener o mantener una parte en dólares por los posibles embates que eventualmente surgirán a lo largo del año. Las bolsas norteamericanas llevan una alza sostenible desde el 2009 y aunque se visualizan caras, suena prudente colocar una parte de la inversión.

Por el lado del petróleo en enero del año pasado, toco mínimos en febrero para terminar cerrando el año con un rendimiento del 100%. Tal es el caso del precio del WTI que en febrero cotizaba en $26 dólares y cerró el año en $54 dólares, de tal manera que si los precios de este energético se mantienen en estos niveles, podemos ver cierta estabilidad en los mercados financieros.

En relación a una alza de las tasas de interés en EE.UU, la posibilidad de que se realicen se incrementa hasta mediados de año y esta posible alza podría llevar a que la tasa en nuestro país suba todavía más, por lo que habrá que estar al pendiente.

La inflación en nuestro país ha ido escalando y la reportada de los últimos 12 meses se muestra por encima de 3% pero con posibilidades de ir hasta 5%, por lo que una manera de protegerse es adquirir UdiBonos que actualmente ofrecen una tasa anual de 2% aproximadamente por encima de la inflación.

Para cerrar quiero desearles sabiduría en su toma de decisiones y suerte en este año que ya presenta retos y al mismo tiempo, oportunidades. Es momento de activarse, de informarse y actuar con cautela por un lado, pero con arrojo por el otro.


Autor: Mauricio de Medina / Socio / México Bursátil - Asesores Financieros Independientes

w. www.mexicobursatil.com

e. mdemedina@mexicobursatil.com