DE IDEA A NEGOCIO EXITOSO ¿CÓMO ATERRIZARLA?

“Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”. - Henry Ford
¿Cuál fue la última gran idea de negocio que tuviste? ¿Qué hiciste al respecto? ¿Al menos la recuerdas?
AdobeStock_109374076.jpeg

Si te sucedió lo mismo que al 99.9 de cada millón de ideas, esto fue lo que pasó: tuviste una gran idea y pensaste que sería revolucionaria. Seguro era una que cubriría una necesidad de mucha gente o de un nicho olvidado. ¡El negocio del siglo! Tal vez te preocupó que otra persona te robara la idea, por lo que no se lo comentaste a nadie o tal vez se lo comentaste con mucha ilusión a un par de amigos de confianza quienes, por supuesto se sumaron al proyecto, incluso te llegó a plantear un plan de negocios, pero poco tiempo después la idea se fue al ‘cajón del olvido’ con la promesa de perseguirlo más tarde. Para la mayoría, ese día nunca llegará.

Hay una creencia que asegura que tenemos en promedio cuatro ideas al año que nos harían millonario. Lo cierto es que las ideas vienen y se van, sin embargo, ¿qué pasaría si no las dejarás ir? ¿Qué pasaría si realmente tomarás las medidas para perseguirlas y comprobar que tan buenas son?

Con este artículo espero darte una guía para validar tu idea de negocio y potencialmente convertirlo en un negocio generador de fortunas.

La huida

La razón por la cual elegí este tema en este momento, es que esta semana, salió la última persona que invité hace cuatro años a participar en un proyecto en el que sigo trabajando con mucha ilusión.

A los que incluí en el proyecto coincidieron en que era algo con un enorme potencial, sin embargo, así como fue pasando el tiempo fueron desapareciendo. Cada uno acabo dándome su versión de “…me sigue encantado el proyecto, pero no le puedo dedicar tiempo y me debo salir”. Pienso que se dieron cuenta que no estaban dispuestos a dar lo que debe dar un empresario que quiere lanzar exitosamente una empresa. En el fondo les agradezco de corazón que se hayan salido a tiempo y bajo sus premisas.

Para lanzar una idea hay que invertirle mucho más tiempo del que requiere un empleo normal, hay que sacrificarse mucho más de lo que la gran mayoría de la gente está dispuesta y hay que arriesgarse por encima de lo que muchos encuentran cómodo. Además, como si fuera poco lo anterior, el dinero se ve después, como consecuencia de los tres primeros puntos, no funciona al revés.

No es la primera ni la segunda empresa que lanzaría exitosamente. Igual soy iluso al pensar que se puede lograr, pero la palabra “iluso” viene de la palabra ilusión y eso sé que es un poderoso ingrediente para triunfar.

A continuación, los ocho puntos clave que necesitarás para lograr que una de las cuatro ideas que tienes al año te hagan rico.

¿estás dispuesto a ir con todo?

Cabe suponer que has tenido más de una idea para un nuevo negocio. ¿Por qué no la lanzaste? Puede que algunas de éstas te hubieran hecho exitoso. Ya podrías tener oficinas en varios países y ofrecer un trabajo digno a muchas personas.

Sólo por un momento, toma un lápiz y papel y haz una lista de las 5 razones por las cuales no perseguiste tu última gran idea. Una vez que las tengas, regresa y sigue leyendo.

Tu lista podría ser algo como esto:

  • Y si no funciona, ¿qué?
  • No supe por dónde empezar.
  • No tenía suficiente tiempo o dinero.
  • Ganar dinero es difícil.
  • No sabía cómo hacer un plan de negocios.
  • Pensé que no lo lograría solo.
  • No estudié finanzas, marketing, ingeniería, etc.
  • No podía competir con el mercado
  • Tenía obligaciones familiares
  • Tenía obligaciones con mi trabajo.
  • Tenía miedo al fracaso.
  • No era el momento correcto
  • Lo pensaba hacer más tarde.
  • Era demasiado joven y la gente no me tomaría en serio.
  • Soy demasiado viejo y es demasiado tarde para empezar.

Acabas de crear una lista de creencias auto-limitativas. Éstas creencias son normales y es importante saber que existen, aunque no debemos darle más importancia de la que realmente se merecen. A cualquier razón por la que nos encontramos retenidos, hay varias maneras de solventarlo.

Ahora vuelve a leer tu lista y pregúntate: ¿de qué me sirvieron estas creencias auto-limitativas? ¿Cuál es el origen de esta creencia, qué me retuvo? Si piensas que no jugó a tu favor, escribe una frase de cómo convertir tu limitación en algo positivo, por ejemplo:

Excusa: “Ya había cumplido 60 años cuando la idea se me ocurrió”.

Respuesta: Mi edad es un activo ya que tengo mucha experiencia. Además, he tenido el tiempo necesario para construir relaciones que me ayudarán a crecer mi idea y mi negocio. Voy a utilizar mi edad y vasta experiencia para hacer mi idea exitosa.

Siempre puede haber alguna razón que realmente nos imposibilite lanzar una idea, pero no perdamos de vista que las principales razones por las que nos rendimos son: el miedo al fracaso, la falta de creencia en nosotros mismos y en nuestra capacidad de ejecutar.

Este primer paso en el proceso es el que más se pasa por alto. Te puedo asegurar que si no identificas y superas tus creencias auto-limitativas del subconsciente, no tendrás éxito. Los avances en el análisis predictivo de los últimos 10 años, en combinación con la neurociencia, nos demuestra que nuestro subconsciente controla el 96% de nuestros comportamientos, por lo que superar las creencias que nos detienen es un primer paso crucial.

Ahora vuelve a hacerte la pregunta: ¿creo que puedo o no puedo? Sea cual sea la respuesta, como decía Henry Ford, “… estás en lo cierto”.

Aprende y rodéate de buenas personas

Una vez que hayas identificado y superado las creencias que te obstruyen, es hora de comenzar a darle forma a tu nuevo negocio.

Los empresarios exitosos son disciplinados y tienen un alto nivel de sentido de la responsabilidad. Se necesita una tremenda disciplina para iniciar un negocio, por lo que es importante mantenerse enfocado, seguir un progreso y avanzar cada día un poco. Sé una esponja que absorbe todo lo que puedas sobre tu producto, la industria, la competencia y la tecnología que te pueda ayudar a crecer tu idea.

Adicionalmente sugiero que adoptes las siguientes cinco cosas en tu día a día. A mí me han funcionado para mantenerme en el camino correcto:

  • Haz florecer la pasión por el proyecto.
  • Encuentra un socio responsable.
  • Rodéate de otros empresarios que tengan ideas afines.
  • Estudia y aprende de los demás, aprende continuamente.
  • Encuentra un mentor, alguien que haya hecho algo parecido.

Con mucha frecuencia, las personas empiezan con ideas y terminan renunciando demasiado pronto. ¡Debes ser firme en tu compromiso de convertir tu idea en oro!

¿Por qué crees que Hernán Cortés hundió sus barcos en Veracruz? De ahí la famosa frase “quemar las naves” para indicar que al tomar una decisión, ya no hay vuelta atrás.

Al igual que otros que decidieron luchar por ganar, toma la decisión, no titubees, porque puedes estar seguro de que enfrentarás contratiempos y oposición, si no eres firme en tu resolución, te hará ‘tirar la toalla’.

Validación del mercado

¿Cómo sabes que tienes una gran idea que vale la pena perseguir? La verdad es que no hay manera de estar 100% seguro de que la idea es buena. ¿No estás seguro por dónde empezar? Aquí esta pequeña guía de cómo validar tu mercado:

Identifica uno o más grupos de clientes potenciales de tu producto o servicio.

Haz una investigación por cualquier medio que puedas (llamadas en frío, correos electrónicos, “focus-group”, encuestas y entrevistas personales).

Analiza los resultados y define si lo que visualizas es algo parecido a lo que buscan los grupos de consumidores a los que te dirigiste o piden algún cambio.

Esto es un trabajo de mucha talacha, pero se debe hacer. Solo si tu producto o servicio resuelve una problemática o necesidad mejor que lo que existe ahora, tendrás una buena posibilidad de hacer un éxito tu idea.

El Lean Startup

La fórmula tradicional era desarrollar un plan de negocios, construir un equipo, y luego lanzarlo a los inversores. El modelo que se está usando cada vez más es el llamado “Lean Start-up”.

Conceptualmente se nota la gran diferencia entre el modelo tradicional y el moderno. En el primero, es el fundador quien tiene todo el conocimiento o la intuición correcta. En claro contraste, según el segundo, son los clientes y el mercado que nos guiarán en la dirección correcta.

Esta metodología se basa en una activación y lanzamiento a mucho menor escala que favorece la experimentación. Al ser un proceso más largo al tener presupuestos limitados, abre la posibilidad mucho más aguda de incorporar la retroalimentación de los clientes en la planificación y desarrollo del proyecto.

Aunque este concepto sólo cuenta con unos pocos años de edad, está siendo usado con gran éxito no solo por start-ups sino también para el desarrollo de nuevos productos por parte de grandes corporativos.

Una naturaleza contra-intuitiva

Una de las etapas más importantes del enfoque Lean Start-up es la validación del mercado. Tradicionalmente se desarrollaba un producto y después se afinaba a qué segmento dirigir la publicidad para el lanzamiento. Ahora por la naturaleza contra-intuitiva de la nueva metodología se recomienda que esto se haga antes de crear realmente el producto terminado. Es más, muchas veces no se tiene ningún producto o prototipo y lo único que se desea es validar una idea con un mercado objetivo.

La lógica de la metodología es por tanto que los clientes te digan lo que quieren, en vez de estar obligado a tener que encontrar clientes que están dispuestos a pagar por el producto que a ti te ha interesado desarrollar.

Los beneficios de la validación del mercado son:

  • Identifica las verdaderas necesidades de sus clientes potenciales.
  • Aclara tu mercado objetivo.
  • Acorta el tiempo de lanzamiento.
  • Reduce el riesgo.
  • Elimina la inversión en características innecesarias.
  • Ahorra dinero de I+D.
  • Se puede vender antes de construirlo.
  • Ayuda a construir una base de clientes.

Ajusta el tiro, después

Muchas ideas se quedan en el papel porque no estamos seguros de qué hacer o cómo hacerlo. Mi sugerencia como una persona que lleva varios startups exitosos, es ser un tomador de acción.

En muchas ocasiones debemos tomar la mentalidad de “listo, fuego, apunten” en vez de “apunten, listos, fuego”. Si bien hay algunas áreas de negocio en las que es deseable ser un poco cuidadoso y analizar su decisión y estrategia, un startup no es uno de ellos. No se obsesione con conseguir un producto perfecto.

INVERSIONISTAS

Existen varios grupos de inversionistas como los que lidera RHHR Group. Aceptamos participar en proyectos desde la fase inicial hasta proyectos más maduros en los que creemos. Apoyamos como consejeros, en la validación del plan de negocio, en la gestión cuando hace falta y también con inversión directa. Este tipo de apoyo es una buena forma de validar que tu idea de negocio al mismo tiempo que reduce tu riesgo e inversión de capital.

Por lo general, apoyamos con más de un experto hasta validar la idea, estrategia, mercado objetivo o propuesta de valor con la que podamos avanzar. Igualmente, la inversión de capital de la red de inversores con la que cuenta RHHR Group asegura el interés a largo plazo en el proyecto.

En caso de que tengas un proyecto para el que pienses que seamos un buen socio, escríbenos a contacto@rhhrgroup.com

Propuesta de valor y mercados objetivos

Puede ser que tu idea inicial esté completamente acertada, aunque lo más probable es que el mercado te dirá que necesitas hacerle al menos unos ligeros cambios.

La estrategia más acertada suele tener un mercado de nicho como objetivo antes de hacerse ideas de expandirse a otros segmentos de clientes. Esta estrategia tiene la ventaja de reducir el riesgo y aprovechar al máximo un presupuesto de marketing que al principio seguramente será pequeño.

A lo largo de este proceso, debes seguir hablando con los clientes y escuchar sus comentarios para continuamente mejorar el producto o servicio.

Últimas palabras

Espero que este articulo te ayude a tomar la decisión de convertir a una de esas cuatro ideas al año en una empresa exitosa. Sin duda podría haber sido más específico en varios temas, pero entiende que eso es de esperar.

Si estas luchando con cualquier parte de este proceso y requieres a alguien objetivo que te ayude a determinar si tu idea es capaz de convertirse en un negocio o si está batallando para que tu proyecto logre convertirse en un éxito, con mucho gusto mándame un correo a gjuul@rhhrgroup.com


GustavJ-01-2.png

Autor: Gustav Juul / CEO / RHHR Group