LA ERA DIGITAL Y SUS COMPLEMENTOS: LA MAGIA DE LA NUEVA ERA

2.-.jpg

De alguna manera, todos hemos recibido algún tipo de información relacionada con los términos Bitcoin, Blockchain y Criptomonedas. Con lo anterior, somos conscientes de que hemos entrado en la Era de la información, mejor conocida como Era Digital o Era Informática.

Hoy vivimos una nueva tecnología, junto con una educación financiera diferente para modificar la forma de administrar y multiplicar nuestro dinero. Tenemos que recibir el cambio con una perspectiva abierta y lógica para transformar nuestra sociedad, empresas y los mercados que manejamos. 

En Latinoamérica, se ha dado cada vez mayor valor a todo lo que acontece en torno al dinero digital, siendo México uno de los países más involucrados en este importante cambio. Acompañado de la tecnología Blockchain, la criptomoneda pionera fue el Bitcoin, que a su llegada resultó estar preparada para muchas más utilidades que el hecho de registrar operaciones de divisas digitales.

Con la reciente ley Fintech, aprobada por unanimidad a finales del año pasado por el Congreso Mexicano y promulgada por el Presidente Enrique Peña Nieto, se pretende que el país incremente el nivel de inclusión financiera y mejore las condiciones de competencia del sistema financiero, esto ayudará a despejar todo tipo de dudas y tabúes que han acompañado a estos términos por ser utilizados en ocasiones con fines turbios.

Ahora contamos con casas de cambio digitales llamadas Exchanges, billeteras digitales en nuestros teléfonos celulares conocidas como Wallets, lugares físicos de cambio como los cajeros automáticos ATM, así como algunas casas de cambio con criptomonedas. Lo anterior ha disparado nuevas formas de inversión y negocio con su propia Bolsa de Valores Digitales. En la actualidad, se manejan más de 253 mil millones de dólares de capital de mercado, entre sus más de 1,700 criptomonedas, encabezadas por el Bitcoin, con un volumen de uso medio del 47%.

También, nació Blockchain 2.0 y con esto los llamados contratos inteligentes, que son programas que codifican ciertas condiciones y resultados, que se ejecutan con poca o ninguna intervención humana. Al ocurrir una transacción entre dos partes o un evento específico, el contrato es capaz de verificar si las condiciones acordadas han sido satisfechas, produciendo entonces el resultado pertinente: pagos, envío de mensajes, mercancías, actualización de inventarios; cualquiera que haya sido especificado y siempre abiertos a cambios por las partes implicadas.

Entre tanto, ya muchos formamos parte de esa carrera digital Coin Money, poniendo en práctica la lógica, pero sobre todo con el convencimiento pleno de que el ser humano nunca dejará de evolucionar. Diariamente surgen oportunidades y propuestas con la nueva tecnología, como los pagos digitales increíblemente rápidos y económicos o los nuevos perfiles de empleo que nos permiten estar en plena comunicación como nunca antes se había podido lograr. Confío en que solo es la punta del iceberg de cosas mucho más grandes que están por llegar, consiguiendo un único sistema de negocios centralizado.

Las reglas del juego cambian por primera vez en la historia del dinero, donde ahora se dice que las criptomonedas son dinero descentralizado respaldado por su propia comunidad de propietarios (los usuarios), a la que gobiernos y banca se unen para no quedar al margen. Incluso, creando sus propias criptomonedas para ser parte de un sistema que apunta a posibilidades extraordinarias como el cambio de era.

Para el año 2020 le daremos oficialmente la bienvenida a esta nueva Era Digital que llegará a nosotros muy ataviada con todos estos complementos, confiando así en un mundo de más igualdad, posibilidades, globalizado y con mayor alcance de éxito.

Para mí, como  empresario e inversionista en este nuevo mundo digital, será un placer compartir mi experiencia con ustedes.

www.manupaque.com 

inversiones@manupaque.com

(33) 1352 4114

/manupaque/ManuPaqueBusiness

Captura de pantalla 2018-11-29 a la(s) 09.10.35.png


Manu Paqué

Inversionista