CONSUMO RESPONSABLE: THE NEW GREEN ON THE BLOCK

AdobeStock_188538515.jpeg

¿Alguna vez te has imaginado cómo se vería nuestra bella Ciudad de México si tuviéramos 345 mil Torres Latinoamericanas? Sería la ciudad con más rascacielos del mundo, seguida de Hong Kong con 43 y Nueva York con 40. El 14% de Ciudad de México estaría adornada con Torres Latinoamericanas, con una extensión total de 207 Km2 y un peso equivalente a unos 9,000 millones de toneladas. 

En este orden de ideas, recordemos que la producción industrial de plástico comenzó después de la segunda guerra mundial en 1950 y a la fecha, se calcula que ha alcanzado una cantidad de 9,000 millones de toneladas, el equivalente precisamente a 345 mil Torres Latinoamericanas. Sin embargo, el drama apenas comienza con esta cifra, ya que se estima que casi el 50% de esta producción se encuentra en forma de residuos en vertederos o en el medio ambiente. Aquí es donde comenzamos a preocuparnos, o mejor dicho, ocuparnos por un Consumo Responsable. 

CONSUMIDORES CONSCIENTES

Nuestro comportamiento como consumidores ha cambiado notablemente en los últimos años. Hoy en día, antes de efectuar cualquier compra, realizamos nuestra investigación previa vía online a través de foros, blogs y paginas web; en donde revisamos atributos, valor agregado, opinión de otros usuarios e incluso investigamos quién está detrás de la marca y cuál es su comportamiento respecto a posibles abusos en la cadena de valor o con respeto a los derechos humanos. Este nuevo comportamiento en nuestro proceso de compra ha dado origen a mercados mucho más exigentes, que obligan a todas las empresas a renovarse y a convertirse en organizaciones socialmente responsables. 

Ser embajadores del consumo responsable nos convierte en consumidores conscientes y con una perspectiva diferente en cuanto al uso de los recursos naturales y los desechos que se generan; buscamos satisfacer nuestras necesidades de una forma más simple, ecológica y minimalista. Al mismo tiempo, castigamos de manera implacable a los empaques, siendo una prueba fehaciente la reciente revolución en contra del uso del plástico a nivel mundial. 

El consumo responsable pasa por la predilección de productos locales, a granel u orgánicos, minimizando los desechos y acabando con la tradición por lo desechable. Eliminando de esta forma intermediarios en la cadena de suministro, aminorando los tiempos y obteniendo como resultado productos más frescos en los puntos de venta. 

RECICLAR Y REUTILIZAR

Otro factor distintivo del consumo responsable es la creciente cultura del reclamo, en donde dejamos de ser consumidores pasivos para convertirnos en consumidores críticos, a fin de exigir a las marcas y organizaciones la calidad prometida, castigando con la decisión de compra a las empresas involucradas en crisis o incluso con publicidad engañosa. 

En resumen, podemos concluir que el consumo responsable requiere de un cambio en nuestro patrón de consumo, significando esto un reto para todos como individuos que conformamos una sociedad. Ser consumidores responsables es reciclar y reutilizar, es consumir únicamente lo necesario y es tener presente el ahorro de energía. 

Para el 2050 podríamos tener 13,000 millones de toneladas de desechos en el medio ambiente. 

¿Estás listo para convertirte en un consumidor responsable?

www.amintoreoficial.com

hello@amintoreoficial.com  

+52 (55) 7336 6047 

@AmintoreOficial 

Captura de pantalla 2018-12-21 a la(s) 12.07.37.png

Amintore Confalonieri

Operations & Supply Chain Consultant

Guidepoint