DR. HORACIO GARZA GHIO

Lider-Salud-Entrevista-CEO-2.jpg

Director General

CHRISTUS MUGUERZA

El Dr. Horacio es Médico de profesión y Cirujano por especialidad de Posgrado en Cirugía General, Vascular y Laparoscópica. Es esposo y padre de familia de tres hijas de 29, 27 y 25. Es un apasionado de la historia, le gusta mucho la lectura histórica y las actividades al aire libre. Disfruta mucho el tiempo con su familia y lo considera una prioridad. Fue profesor de cirugía por un buen tiempo en los programas de especialización de Posgrado en la UDEM - Universidad de Monterrey, la cual es una de sus grandes pasiones. Le gusta mucho la cuestión académica, la transmisión del conocimiento y compartir las experiencias con gente joven, considera que es una forma de trascender y de sentir que estás ayudando a otros.

¿Cómo inició su carrera en el Sector Salud y en CHRISTUS MUGUERZA? ¿Cómo llegó a fungir como Director General?

He estado relacionado con el tema de la salud desde que era estudiante, dando clases, laboratorios, prácticas en medicina y en la carrera de QCB – Químico Clínico Biólogo. Hice mi servicio social en una Institución Académica en la Universidad Autónoma de Nuevo León y tan pronto terminé mi Posgrado, en 1989, empecé a hacer mi práctica privada en Monterrey. Poco tiempo después, me invitaron a formar parte del Profesorado de Posgrado en Cirugía del Sistema de Residencias Médicas de la Universidad de Monterrey, con sede en el Hospital CHRISTUS MUGUERZA. Posteriormente, por mi práctica y enseñanza en cirugía en ese hospital, me invitaron a formar parte de diversos comités médicos normativos como el Comité de Cirugía, Comité de Urgencias, el Consejo Médico, el Comité de Control de Infecciones, entre otros. Después, en 2003, me invitaron al cuerpo administrativo de lo que ya era entonces Christus Muguerza, como Director Médico del Hospital que está ubicado en Avenida Hidalgo, en aquel momento llamado Christus Muguerza Monterrey y el cual ahora es CHRISTUS MUGUERZA Alta Especialidad.

Así comencé a involucrarme en la cuestión administrativa como Director Médico de ese hospital. Más adelante, me invitaron a unirme 100% a la administración a través de la gestión hospitalaria, teniendo que dejar mi práctica privada. Posteriormente en 2008, tomé la responsabilidad de dirigir CHRISTUS MUGUERZA Hospital Conchita por tres años y al término de éste, me invitaron a ser Director de la Región Monterrey y también Director de Operaciones de CHRISTUS MUGUERZA Alta Especialidad, ya como Director General. Tenía a mi cargo toda la división de servicios clínicos no hospitalarios de la región de Monterrey y toda la actividad comercial y de mercadotecnia de la misma región. Eso ocurrió en el 2011 y a finales de ese año, me invitaron a participar en un proceso de selección que llevaba la empresa para tener un nuevo CEO, participé en el proceso y al final fui seleccionado como Director General del Sistema de Salud Christus Muguerza; encontrándome hoy en mi séptimo año.

¿Cuáles han sido los retos más grandes que ha enfrentado en estos siete años como Director General?

Primero que nada es enfrentarse a una industria muy inestable, a diferencia, por ejemplo, de la industria de la construcción en la que realmente las variables se mantienen. Hay muy poco cambio, habrá más competidores, quizá algo de guerra de precios, pero realmente son industrias más estables. La Industria de la Salud privada en México, al contrario, es muy inestable. La cantidad de variables que interactúan no tienen un comportamiento uniforme, por lo que uno tiene que estar al pendiente, prácticamente día a día, de los cambios que están ocurriendo en todos los ámbitos: las condiciones comerciales, demandas de los pacientes o médicos, las expectativas de los colaboradores, regulaciones, el cumplimiento con las entidades de certificación y muchos otros factores más. Los cambios que ocurren son a una velocidad vertiginosa y uno tiene que estar muy bien preparado para atender todos estos cambios, convertirlos en información  útil y aplicarlos nuevamente a la administración para no perder competitividad, posicionamiento, rentabilidad, entre otros. Ese es el reto más grande que deben enfrentar los líderes del Sector Salud Privada en México. Es un enorme reto de todos los días.

El otro reto más grande que estamos enfrentando ahorita o uno de los más grandes, es la lucha por el talento. Es curioso, pero cada vez hay más habitantes en el país y cada vez hay menos talento calificado y mucho menos para el Sector de la Administración y la Gestión Hospitalaria. Esto lo hemos enfrentado a través del desarrollo de nuestros propios modelos de educación y liderazgo en nuestra Universidad Corporativa, que unidos a la Universidad de CHRISTUS Health, hemos podido responder a las necesidades que demanda nuestra organización. Formamos el recurso humano con las capacidades, competencias y sobre todo, con las personalidades, moldeando el personal hacia los valores de la Institución. Ese es el segundo reto más grande que podemos estar enfrentando en la industria de la salud.

El tercero es, como la Industria de Salud en México está fuertemente indexada a las monedas extranjeras, de tal manera que cuando pierde valor el peso frente al dólar o al euro, seguramente tenemos embates económicos negativos. Como país, es un gran reto lograr la emancipación, en la medida de lo posible, de esa indexación al dólar y al euro, precisamente para quitarle otro segmento de inestabilidad a la Industria de la Salud en México. No podemos estar respondiendo a pérdidas de valor de la moneda hasta del 30%. Prácticamente toda la tecnología es importada. Los dispositivos médicos, aunque algunos se fabrican en México, simplemente es maquila; no estamos desarrollando dispositivos creados en México y con patentes mexicanas. Las patentes, como son propiedad de empresas transnacionales, se tienen que pagar en dólares o en euros. Por lo tanto, otro gran reto y quizás el último, es que la vida media de la tecnología, y me refiero a tecnologías de la información, se ha cortado sustantivamente. Actualmente, la obsolescencia de todos los equipos de cómputo y de las soluciones informáticas, como software y tecnología biomédica, se ha cortado sustantivamente. Eso nos imprime también otro gran reto al responder a necesidades del mercado con una mayor cantidad de inversiones de capital, lo que hace que la industria se vuelva costosa por el incremento de costos fijos para poder prestar el servicio que todo mundo demanda. Es decir, hemos tenido que pagar el progreso tecnológico de dos formas: con tecnología más cara, que se vuelve obsoleta más pronto.

Ante este panorama, ¿cómo logra CHRISTUS MUGUERZA mantenerse fiel a su misión?

Primero que nada, contamos con la determinación de los accionistas de esta empresa, aún siendo una Sociedad Anónima Promotora de Inversión de Capital Variable y cubriendo nuestras responsabilidades fiscales al 100%, lo que nos ayuda es que nuestros accionistas no toman dividendos. Esto nos permite reutilizar todo el producto del trabajo de los más de 5,400 colaboradores que laboramos en esta empresa para responder a nuestra misión los 365 días del año. La disciplina administrativa, así como el cuidado estricto de la aplicación de recursos, lleva a una derivación de utilidad y luego a una administración aún más estricta y prudente de estos recursos, es lo que nos ha permitido responder a nuestra misión.

Otras labores que nos ayudan son: la modernización de nuestras tecnologías, la creación de más y mejores fuentes de empleo, llevar la salud a los que menos tienen capacidad de pagar por el servicio, generar modelos educativos de Posgrado y Pregrado en Ciencias de la Salud. Tenemos escuelas de enfermería y más de 150 médicos becados al 100% para que alcancen sus metas de formación de Posgrados, así como jornadas hospitalarias de procedimientos quirúrgicos de alta complejidad gratuitos en diferentes programas.

Así respondemos a nuestra misión, apegándonos a uno de nuestros valores fundamentales: la administración prudente, cuidadosa y estricta para responder al llamado de nuestra misión.

CHRISTUS MUGUERZA ha sido pionero en temas de procesos de innovación en la salud en México, ¿cómo logran mantenerse vigentes, innovando y un paso adelante?

Tenemos que ser muy cuidadosos en la planeación de las inversiones de capital relacionadas con la tecnología biomédica, porque el mercado está inundado de posibilidades tecnológicas, pero no siempre todas son rentables. Somos muy cuidadosos en seleccionar la tecnología que vamos a poner en práctica para lograr la máxima o la mejor relación costo-beneficio.

Segundo, nuevamente, por la personalidad de nuestra organización de ser una empresa con Propósito Social, contamos siempre con recursos apropiados para proyectar la renovación de nuestras tecnologías en el futuro, de tal manera que cuando llega la necesidad, no nos toma desprevenidos. Así mismo, somos fieles al llamado que se hizo en México desde que se fundó el primer hospital, bajo la razón social de Hospitales Modernos SA de CV con la premisa de siempre procurar lo mejor para nuestros médicos y pacientes. Al mismo tiempo, evitamos traer tecnología que sea de un nivel de costo que genere servicios impagables.

Buscamos la relación costo-beneficio manteniendo esa declaración vigente de siempre buscar lo mejor para nuestros pacientes y médicos.

¿Cómo logran encontrar talento que se rija bajo sus valores?

Desde el proceso de selección, en la descripción de los perfiles de puesto, declaramos la enorme importancia que se tiene de que la persona sea alienable a la misión y sobre todo, a los valores de la empresa. Sometemos todas las candidaturas a un escrutinio cuidadoso para estar convencidos de que la gente que se integrará a la empresa es la correcta. En CHRISTUS MUGUERZA, las personas con muchas aptitudes, grandes competencias y conocimientos, resulta ser totalmente inútil si se aleja de la vivencia de nuestros valores. De tal manera, preferimos gente quizá no estrictamente la más competente, pero sí alienada a nuestros valores.

Nosotros los podemos formar a través de esfuerzos formativos, de los programas que tenemos de desarrollo de liderazgo, de la universidad corporativa, etc. Podemos aportar los niveles de conocimiento y competencia necesarios para que lleguen a su óptimo desempeño. Fundamentalmente, buscamos  que sean empáticos, que comulguen con nuestros valores y que se alineen para vivirlos. Después, una vez que están dentro de la empresa, se puede decir que el trabajo es menos complejo.

Acostumbramos a realizar diversas actividades, incluso les pudiera llamar rituales, que continuamente nos invitan a recordar la escencia de la empresa en la que estamos. Alineado a esto, retenemos el talento valioso a través de un programa de compensación fija muy competitivo en el mercado, así la gente que está en CHRISTUS MUGUERZA puede no solo lograr su desarrollo profesional, sino también patrimonial. Después de atraer el talento y seleccionarlo, el siguiente reto es retenerlo. Siempre estamos sujetos a los embates de lo que coloquialmente llamamos “el pirateo”. La gente de Christus Muguerza es muy valorada en el mercado y es común que busquen a nuestros colaboradores para ofrecerles trabajo en otros lugares.

Platícanos un poco sobre el mayor caso de éxito que han tenido.

Tuvimos la fortuna de servirle a Mauricio, un paciente con una enfermedad pulmonar en la que su única alternativa para continuar con vida era el trasplante pulmonar. Al ser una Institución que atrae el talento médico de muy alto nivel, contamos con médicos de grandes competencias y mucho conocimiento afiliados a nuestro sistema. Después de evaluar al paciente se propuso la cirugía de trasplante secuencial doble, cosa que en México no se había podido lograr. La mayoría de las instituciones públicas y privadas no quieren entrar al tema de la medicina de trasplante de pulmón por su complejidad y demanda de recursos y atención. En nuestro caso, por personalidad y nuestra misión, está el aportarle al paciente lo mejor y lo que debe ser. Reunimos al mejor talento médico, con el protocolo apropiado, se obtuvo un donador y pudimos realizar el procedimiento. No puedo decir que fue miel sobre hojuelas, fue un procedimiento complejo que tuvo algunas complicaciones, pero siempre con la determinación de resolver el problema con actitud, profesionalismo y con los recursos apropiados. El paciente salió adelante y actualmente goza de una vida prácticamente normal en la comodidad de su casa.

¿Cuál es la proyección a futuro para CHRISTUS MUGUERZA?

Nuestra misión es extender el ministerio sanador de Jesucristo. Siempre buscamos el crecimiento, no para generar más recursos, sino para llegar a más vidas y aportar nuestro ministerio en otras localidades donde podamos hacer nuestro mejor papel.

La determinación y definición de futuro de CHRISTUS MUGUERZA siempre es buscar el crecimiento, ya sea en nuevas instalaciones, ubicaciones o también en líneas de servicio. Por ejemplo, el servicio de laboratorio, ¿cómo podemos hacer que crezca? ¿Qué novedad le podemos aportar al público? ¿Qué innovación para el médico? Es el crecimiento en líneas de servicio, instalaciones, en más servicio comunitario y por supuesto, manteniendo todos los principios de CHRISTUS MUGUERZA. Es seguir estando a la vanguardia en servicio en México, transformar la medicina privada en el país, como lo hemos hecho en muchas ocasiones.

Puedo decir que lo que viene para el futuro es seguir buscando el crecimiento, consolidando nuestras operaciones actuales y también ser identificados como la Institución más confiable de salud privada en México, en términos de calidad y seguridad.

¿Cuál es tu compromiso como líder de CHRISTUS MUGUERZA y que dejarás para futuras generaciones?

Mi compromiso con nuestros colaboradores es velar por su bienestar en cuatro dimensiones. El primero, que la empresa les ayude a adquirir más conocimiento y destrezas para que logren su crecimiento, lo que lleva a la mejora en compensaciones y su situación patrimonial. Después, proveerles de herramientas para que tengan una vida más saludable y por último, proveerles de todo lo anterior para que sean ciudadanos felices y completos para que aporten a la sociedad y sean agentes de cambio.

El gran reto para un ejecutivo actual, no solamente para aquellos en la Industria de la Salud, sino en general, es lidiar con las brechas generacionales y buscar, a través de la inteligencia y el conocimiento, lograr satisfacer esas generaciones y sus diferentes expectativas. Es un compromiso irrestricto de un servidor y así lo transmito al resto de mi equipo: ver por todas las generaciones que componen Christus Muguerza y buscar la equidad. De esta manera, independientemente de que tenemos a colaboradores mayores a los 65 años de edad o de las generaciones de Baby Boomers, Generación X o Millennials, podemos ser la mejor empresa para trabajar.