¿CÓMO TRADUCIR TU MENSAJE EN MÁS VENTAS?

agreement-businessman-close-up-872957.jpg

“Comenzó sin saber qué diría y terminó sin saber qué había dicho”.

Más frecuentemente de lo que uno imagina, así sucede. Al realizar algún tipo de presentación o exposición pública, generalmente no tenemos del todo claro qué queremos decir. En consecuencia, terminamos hablando de otros asuntos u otros temas, obteniendo como resultado no transmitir adecuadamente nuestro mensaje.

Por ello, es fundamental considerar como un aspecto medular al preparar nuestras palabras, el determinar con toda precisión y claridad qué queremos decir.

Puede sonar lógico y evidente, quizá hasta obvio, pero reflexionémoslo un poco: ¿realmente antes de hablar, en cualquier situación, nos detenemos a pensar qué queremos decir? Me atrevo a afirmar que no, por lo menos no de manera ordinaria o cotidiana.

Definir ‘qué’ quiero decir es muy distinto a determinar de qué voy a hablar o qué tema quiero abordar. Incluso, qué pretendo lograr o qué objetivo quiero alcanzar, son consideraciones diferentes y cuestiones que no necesariamente tienen la misma respuesta. Por ejemplo, imaginemos que decides llevar a cabo una reunión en la cual presentarás tu portafolio de servicios. El tema parece ya estar definido: hablarás de toda la gama de actividades en las que eres experto, pero en realidad, ¿eso es lo que tú quieres decir?, ¿es eso lo que te interesa transmitir?

Dejar sin respuesta ese cuestionamiento o pensar que ya tienes la respuesta solo con el tema mismo, equivaldría a simplemente recopilar datos, quizá revisar resultados de los últimos meses, una lista de clientes actuales que sirvan de ejemplo y con ello, suponer que tenemos resuelta la presentación. Gran error.

Lo cierto es que realmente no estás determinando ‘qué’ quieres dejar en la mente de quienes van a escuchar y observar tu presentación. ¿Te interesa que tu público se lleve únicamente una serie de datos?, supongo que no. 

Aventuro que el interés real será dejar claramente establecido que tus servicios cubren las necesidades de quienes te escuchan, que tú eres la persona idónea para prestar o dirigir esos servicios y que el costo-beneficio de estos es imposible de rehuir. ¿Para qué?, para que tu audiencia no tenga duda alguna y actúe contratando o comprando dichos productos.

Como se puede observar, pueden ser muchas las intenciones reales de un mensaje o de una presentación y como igualmente se puede notar, estas son distintas del tema mismo. Así pues, el punto de partida fundamental y determinante para lograr traducir tu mensaje, presentación o exposición en más ventas, necesariamente implica responder con la mayor precisión posible: Qué es exactamente lo que queremos decir con nuestras palabras.

Inténtalo, estoy seguro de que notarás una enorme diferencia en el impacto que tendrán tus palabras y en el resultado de las mismas.

¿Te interesa profundizar en el tema? Contáctanos, nosotros te apoyamos a potenciar tu idea a través de la comunicación efectiva.


Grupo Triunfadores1.jpg

Autor: Fernando Ávila G  / Director General  / Grupo Triunfadores

favilag@triunfadores.com.mx

 @fernandoavilag