COMPROBANTE FISCAL DIGITAL POR INTERNET (CFDI)

accounting-alone-application-938965.jpg

La nueva forma de facturación del Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) en su versión 3.3, trajo grandes cambios contables, fiscales y administrativos para los contribuyentes; puesto que presenta una mayor carga de trabajo para efectos de Control Interno en las compras, gastos, ventas y nóminas.

Esta versión entró en vigor de manera opcional el 1ero de julio de 2017, por lo que se podía continuar facturando en la versión 3.2 hasta el 31 de diciembre de ese mismo año. Después de una serie de prórrogas, entró en vigor de manera obligatoria el 1ero de enero de 2018 y una vez llegada esta fecha, todos los contribuyentes que tributen bajo el marco legal mexicano están obligados a facturar y cumplir con los requisitos de esta nueva versión. 

Uno de los cambios más significativos que trajo la versión 3.3 es la incorporación de un CFDI de pago, complemento de pago o recibo de pago en las transacciones que se reconozcan pagos diferidos o en parcialidades. Es decir, la autoridad obliga a los contribuyentes a expedir un CFDI por el pago o los pagos que reciban con posterioridad a la emisión de la factura que dio origen a la transacción celebrada por la venta de productos y/o servicios. Sin embargo, la implementación de esta regla se ha venido prorrogando. Por ello, la autoridad marca como inicio de esta obligación el día 01 de septiembre de 2018.

Uno de los objetivos que expone el Servicio de Administración Tributaria (SAT) con este cambio a la versión 3.3, es el hecho de poder simplificar el cumplimiento fiscal por parte de los contribuyentes, mejorar el control tributario y resolver las deficiencias del modelo actual de facturación electrónica. 

La obligación ya está presente y solo nos queda cumplir con los lineamientos que la autoridad expone en las publicaciones que ha venido realizando, tales como el Anexo 20 y Guía de llenado de esta nueva versión 3.3, mismos que pueden ser consultados en el portal web del SAT, así como también los catálogos necesarios para la expedición de dicho CDFI, que son requisito para el llenado del mismo; además de preguntas frecuentes, proveedores autorizados, calendarios de modificaciones, entre otros documentos.

banner entre articulos.jpg

A continuación, se mencionan las modificaciones más destacadas en la versión 3.3: 

Se incorporan 46 reglas de validación para comprobar la coherencia de los datos registrados en la factura con el fin de evitar posibles errores. 

El SAT publica 17 catálogos que deberán ser consultados para el llenado de los campos que en su guía marca. El contribuyente tendrá que identificar los que le apliquen de acuerdo a la operación que realice. 

Se elimina información correspondiente al domicilio fiscal del emisor, obligando solo a registrar el código postal, el cual será validado en el catálogo de códigos postales del SAT, mismos que están identificados por entidad federativa. 

En la información del emisor, se incorpora una clave que corresponde al régimen fiscal en el que tributa el contribuyente. 

En lo que respecta al receptor, se incorpora un campo para registrar la clave que corresponde al catálogo del uso que este mismo le dará a la factura. 

Se incorpora un validador de RFC del receptor de la factura, éste evitará errores puesto que, al momento de estar llenando el CFDI, será verificado en la base de datos del SAT. 

No se permite el uso de cantidades en negativo, como pueden ser descuentos y aplicación de anticipos.

Los descuentos y los impuestos se tendrán que especificar de manera particular a nivel concepto y a nivel global. 

Incorporación de una clave que corresponda al producto y/o servicio que se está brindando, así como la clave de unidad de medida con el que se brinde. 

Estos son algunos de los cambios más significativos que la autoridad menciona, sin embargo advierte el hecho de estar al tanto de posibles cambios en claves utilizadas, procesos de emisión y sobre todo fechas de entrada en vigor de las obligaciones que nos atañen. 

Si bien el cambio es radical y debemos rescatar todo aquello que como contribuyentes nos genere controles óptimos tanto de operación como de administración. 

Logo SC Integra US EMBASSY 001.jpg

Comité Fiscal

www.salgadocontadores.com/en/