LOS SACRIFICIOS DE UN EMPRENDEDOR

advice-advise-advisor-7096.jpg

El espíritu de un emprendedor es vivir algunos años como pocos lo harían, para pasar el resto de sus días viviendo como pocos podrían”. - Warren G. Tracy

Ser empresario, dueño de un negocio, es un sueño relativamente común, pero ¿alguna vez has considerado lo que se necesita para hacerlo realidad? Según mi experiencia, la mayoría de las personas tiene una versión idealizada de cómo es el proceso de creación de una empresa. Si ya lo has hecho, sabes lo que es y si nunca has emprendido, confíen en mi, dirigir un negocio y aún más, crear una empresa, no es tan fácil como se cree. 

Existen muchas razones por las cuales puedes abrir tu propio negocio. Tal vez has ideado un producto padrísimo, creado un servicio que va a ser revolucionario o desarrollado una nueva aplicación y todos te dicen que podría convertirse en un enorme hit. 

Tal vez lo que buscas es ser tu propio jefe para tener tu propio horario y no responderle a nadie; aunque créeme, siempre se tiene un jefe. Puede que pienses que podrías ganar montañas de dinero haciendo mucho menos de lo que estás haciendo ahora, un poco como tu jefe actual, aunque te doy una pista, tu jefe gana mucho menos de lo que piensas y trabaja mucho más de lo que crees. Igual tu tirada es crear una empresa para después venderla y retirarte a los 30 y aunque sea lograble, es más fácil ganar la lotería.

La realidad es que solo saldrá del negocio, lo que inviertas en él. Mi intención con esta colaboración no es en absoluto desanimar a futuros empresarios, yo vivo por emprender, solo busco explicar la parte de la que pocos hablan, la parte menos ‘sexy’ de emprender.  

Entiende lo que quieres

He tenido algunos buenos mentores empresarios en mi vida y todos me han contado una versión diferente del siguiente dicho: “los empresarios son personas que trabajarán 80 horas a la semana en su propia empresa para evitar trabajar 40 horas por semana en la de otro.” Hoy en día puedo dar fe de ello; para tener una empresa rentable y en crecimiento, tu tiempo debe estar 100% enfocado en ésta. 

Tú, ¿qué quieres? ¿Quieres ser dueño de una empresa de 100 empleados? ¿Quieres ganar 300 millones al año o quieres comprar un velero para rentarlo y navegar por el Caribe?

Ninguna de estas ideas son malas, sin duda pueden llamar la atención de muchas personas y ser exactamente lo que buscas para ti, pero si lo que quieres es crear el próximo Apple o Google, es poco probable que solo con eso lo logres.

Es bueno que no todo el mundo busque lo mismo de la vida. Algunas personas tienen su propio negocio porque les permite tener más flexibilidad en horarios, otros lo hacen por la libertad de hacer lo que ellos quieren hacer.

Tener una idea clara de lo que deseas antes de iniciar tu negocio te permitirá saber lo que requerirá de ti. Saber a dónde quieres llegar es muy importante, porque de lo contrario, navegarás un barco sin timón. Al principio puede ser divertido porque el viento te va llevando, pero a la primera tormenta, el barco se hundirá. Una vez que sepas lo que quieres, tendrás una pequeña idea de lo que necesitas poner de tu parte para hacer tu sueño realidad.

Es sacrificio o elección

Toda persona que emprende tiene alguna versión o combinación de los siguientes sueños: ganar mucho dinero, dejar de trabajar pronto, cambiar el mundo, ser famoso. Para lograr que uno de estos sueños se haga realidad y no se quede en solo un sueño, debes comprender que conlleva un gran sacrificio. 

La palabra ‘sacrificio’ generalmente hace que nos pongamos nerviosos y la asociamos con la pérdida, pero todo en la vida es una elección. Si quieres perder peso, debes comer menos; si quieres estar en mejor forma, tendrás que correr más; si quieres formar una empresa, olvídate por un tiempo de las vacaciones, del penthouse y del coche nuevo. 

En algunos casos, estos sacrificios son mayores de los que estamos dispuesto a pagar. Como emprendedor entendemos que lo que otros ven como un sacrificio, para nosotros es simplemente una elección. Yo lo veo de esta manera: no tengo el coche más nuevo, pero prefiero ver crecer a mi empresa; no me fui de viaje, pero pude hacer una campaña de marketing padrísima; no vivo en la mejor casa, pero tengo un mejor equipo comercial que me ayudan a crecer mi ultima empresa que se llama Muuwho. (¡Bajen la App!) 

En muchos casos, cuando otros piensan que me estoy sacrificando, para mi no es un castigo, si no una elección consciente de invertir en mis negocios en lugar de hacerlo en otras cosas. Cuando estás listo para hacer los sacrificios que se requieren para alcanzar tus metas, entonces estarás cerca de ser un verdadero emprendedor.

Como suelo decir en mis conferencias: ¿estás dispuesto a sacrificar tu sueño? Si no estás dispuesto a dar nada a cambio, no emprendas. 

5 sacrificios que todo emprendedor necesita hacer:

1. Estabilidad

Este tipo de proyectos no tiene garantía de éxito. Aunque la idea sea espectacular y tenga un potencial increíble, tomará tiempo y hasta en el mejor de los casos, será un camino difícil. Hagas lo que hagas, no hay forma de saber con exactitud cómo se va a comportar el mercado cuando lances tu proyecto. Solo después de algunos meses o incluso años, sabrás lo que tu empresa podrá dar de si. 

La mayoría tendrán que sacrificar un trabajo estable en una empresa ya posicionada a cambio de una Dirección General de ti mismo y de nadie más. Ser emprendedor, por naturaleza, es seguir un camino inestable, lleno de altibajos, durante el tiempo que sea necesario. Prescindir de la estabilidad es natural y parte del proceso. 

2. Balance

Cuando te conviertes en emprendedor, fundador de tu propia empresa, las líneas entre tu vida laboral y tu vida personal desvanecen. Empezarás a pensar en los negocios incluso cuando esté lejos de la oficina, a veces porque te gusta y a veces, porque es necesario para que siga funcionando. También recibirás llamadas y correos electrónicos que tendrás que atender urgentemente, porque no hay nadie más para hacerlo.

Si te puedo dar un consejo, te recomiendo que no permitas que tu trabajo te absorba por completo. Todavía tienes familia y amigos que seguramente no compartirán tu misma pasión y en ocasiones, se les dificultará entender por completo porqué le dedicas tanto tiempo. Busca una manera de hacerte presente con ellos. 

Tener una vida espiritual también es importante. El día a día absorbe tanto que podría parecer que la elección está entre dormir unas horas o ocuparte de ti mismo. Va a ser difícil dedicarle tiempo, pero no te pierdas a ti mismo por crear una empresa.  

3. Ingresos

Así como no vas a tener estabilidad, tampoco tendrás ingresos. Para seguir el camino del emprendimiento, probablemente dejarás tu trabajo bien remunerado, con excelentes prestaciones, a cambio de muy poco durante meses. Durante años seguramente vas a ganar una fracción de lo que podrías ganar como empleado. 

Por si eso te pareciera poco, empezar un proyecto requiere mucho dinero, por lo que muchos terminan invirtiendo montones de su propio dinero para poner en marcha su negocio. Si un banco no está dispuesto a darte un préstamo, seguramente tendrás que recurrir a familiares y amigos benévolos que creen en ti, más que en tu idea. 

4. Dormir

Todos sabemos que descansar es de vital importancia para poder funcionar, crear y crecer. Aun así, por mucho que te esfuerces en mantener tus hábitos de descanso, vas a sacrificar algo de sueño. 

Te estarás levantando súper temprano para preparar el día antes de que llegue tu equipo para eficientizar tiempo. Habrán noches donde solo dormirás una o dos horas para poder sacar un pedido, crear un informe o enviar una propuesta. En otros casos, permanecerá despierto toda la noche, preocupado porque no sabes como vas a pagar los sueldos de la siguiente quincena. 

5. Comodidad

Además de ser Director General, también serás de recursos humanos, operaciones, tecnología, logística, comercial, administración y mercadotecnia. Tomarás decisiones que nunca antes tuviste que tomar y profundizarás en temas que jamás habías pensado importantes. 

Parte de ser emprendedor significa salir de su zona de confort, a menudo varias veces al día. Aprenderás a prosperar en ambientes incómodos, inseguros y muchas veces descocidos. Tendrás que sacrificarte haciendo todas esas cosas que son importantes para el negocio y lo conocerás al 100% cuando antes solo conocías un pedacito. 

Intenta verlo como una inversión, renunciarás a lujos intangibles a cambio de algo mejor en el futuro. Estás pagando por la oportunidad de encontrar el éxito en tu propia empresa y tus sacrificios serán recompensados.

Se honesto contigo mismo

Engañarte a ti mismo no es lo más sensato. No todas las personas están en un momento en su vida en el que pueden sacrificar tanto, ni todas las ideas están dentro de nuestras posibilidades. Por mi parte, siempre he querido construir un internado de élite, pero sé que todavía no puedo y quizá nunca se dará la posibilidad. Aun así he creado varias empresas que también me apasionan y he logrado que vuelen, algunas de ellas ya conocidas.  

No poder hacer todo exactamente como quieres y entender que no estás dispuesto o no puedes hacer el nivel y tipo de sacrificio que requiere tu idea  es una enorme seña de madurez y autoconciencia. Se honesto contigo mismo y busca un nuevo objetivo, seguro lo encontrarás. Puede que disminuyendo las expectativas o cambiando tu idea, puedas seguir emprendiendo, pero sacrificando dentro de lo que son tus posibilidades. 

Es un maratón, no un sprint

RHHR Group® es una firma que ya lleva algunos años en el mercado, con oficinas en EEUU, Canadá, México, Panamá, Colombia, Perú y Chile, pero la mayoría de la gente se sorprendería de lo poco que teníamos en su inicio. 

Solo en estos últimos años hemos podido empezar a “vivir” un poco más, pagarnos un sueldo decente y devolver los prestamos que nos hicieron algunos familiares y amigos. 

No me malinterpreten, nunca escatimamos en el sueldo que pagamos a nuestros empleados, ni tampoco en bonos, incentivo, formación, off-sites e instalaciones. En lo que ahorramos fue en los pagos a los socios, que se pagaban cuando había. Durante mucho tiempo hubiésemos estado bastante mejor económicamente si hubiéramos trabajado por cuenta ajena. De hecho todavía no tenemos todo lo que deseamos, pero seguimos invirtiendo en hacer crecer nuestro negocio.

Es una realidad que tener éxito y ganancias enormes desde el primer momento no es una realidad que viven el 99% de los propietarios de la empresa. El éxito como empresario requiere que trabajes duro a largo plazo, debes ahorrar cuando puedes e invertir más que gastar.  Forrarte los bolsillo, claro que es un posibilidad, pero después, poco a poco y pasando algunos años de esfuerzo. 

Estás dentro o fuera

Ningún emprendedor creó una empresa porque alguien le dijo “a ti ya te toca” y de la noche a la mañana tenía un imperio. La verdad es que a muchos les gustaría que fuera así y pocos se dan cuenta de los sacrificios que hacemos los empresarios. 

Naturalmente hay épocas en las que hubiéramos disfrutado enormemente de unas largas vacaciones en la que nos desconectamos completamente, claro que hubiéramos podido tener una vida más cómoda cobrando un sueldo fijo y seguramente nos hubiese sido más fácil lograr la hipoteca que buscábamos, pero esa no es la vida que elige un empresario. 

No solo le dedicamos una increíble cantidad de horas sino que también ponemos todo nuestro dinero en juego por un sueño que tenemos y creemos que podemos lograr, sin ningún tipo de garantía de que lo vamos a lograr. No creo que este tipo de aventura se pueda hacer a medias. Creo que en los negocios estás dentro o estás fuera.

Como todo en la vida, se tienen que hacer los sacrificios necesarios para lograr todo lo que deseas. Saber lo que se quiere, hacia dónde nos dirigimos y tener un plan de acción que podamos lograr de manera realista. Entonces ve a trabajar. ¡Buena suerte, amigos!

Conclusión

El espíritu emprendedor es una lucha, pero sin pasión, esa lucha es imposible. ¿Realmente puedes motivarte a trabajar tantas largas horas, sacrificar tus ahorros e incluso poner tu casa en riesgo si no es por algo que te apasiona? ¿Vas a inspirar a los clientes a que te compren, a los empleados que te sigan, a tus familiares y amigos que te respalden? Si tu pasión no es genuina no funciona. 

Pero, cuando encuentras tu pasión todo se vuelve fácil. La decisión de ‘sacrificio’ ya no es sacrificio sino una decisión fácil, simple y clara.

RHHR Group® es una firma que entiende los start-ups, emprendedores y empresarios. 

Me encantaría platicar contigo. Escríbeme a gjuul@rhhrgroup.com y será un gusto sentarme contigo a platicar de cómo podemos colaborar para que tu negocio sea exitoso más rápidamente.

Gustav+Juul-1.png

Gustav Juul

Presidente & CEO

RHHR Group