ESTUDIAR EN EL EXTRANJERO: UNA RUTA PARA SER MÁS FELIZ

Generic - Scholars outside No 10 (mmff).jpg

Hace dos años tuve la oportunidad de estudiar la maestría en Negocios Internacionales en Londres y fue una experiencia que tuvo un impacto duradero en mi concepto de felicidad y que me cambió para bien. Aprendí lo liberador que era estar completamente involucrada en el momento que estaba viviendo, lo que ayudó a que el mundo se sintiera como un lugar más abierto y accesible. 

UNA PERSPECTIVA GLOBAL

Estar en un país diferente puede ser abrumador a veces, pero también pone a prueba tu capacidad de adaptarte a diversas situaciones y fortalece tu habilidad para resolver problemas. Para mí, tareas tan sencillas como ir al médico, a la tienda, pagar el council tax o tomar el transporte público terminaron convirtiéndose en pequeños triunfos que fortalecieron mi sentido de confianza e independencia. 

Ser un estudiante foráneo también me ayudó a tener una nueva perspectiva global dentro de mi campo de trabajo, al conocer cómo mis compañeros de diferentes nacionalidades abordan los retos que enfrenta el mundo. La oportunidad de interactuar con estudiantes de todo el mundo, te permite construir una red profesional que sin duda te beneficiará en el aspecto profesional. El aprendizaje en un entorno internacional pone a prueba tus suposiciones y te presenta nuevas formas de ver el mundo, aceptar las diferencias y abrazar la ambigüedad finalmente hará que el mundo sea un lugar más pacífico. 

Una de las mejores cosas de estudiar en el extranjero y hacer amigos de otros países, es que tendrás muchas oportunidades para descubrir otros sonidos, sabores y costumbres. Durante mi estancia en Londres, hice amigos de países como Líbano, India, Kazajstán, Brasil, Francia, Rusia, Zambia e Italia, quienes me compartieron sus platillos favoritos, la música local que más les emociona y las tradiciones que más les enorgullecen. Uno de mis recuerdos favoritos, es el de pasar la temporada decembrina en compañía de esos amigos que rápidamente se convirtieron en mi nueva familia. 

Actualmente, me desempeño como Oficial del Programa de Becas Chevening en la Embajada Británica en México. Desde 1983, este programa ha apoyado a más de 50 mil líderes mundiales (2,500 de ellos mexicanos) para que cursen estudios de maestría con todos los gastos pagados en el Reino Unido, financiados por el Ministerio de Asuntos Exteriores Británico. 

El ser elegido como becario Chevening implica un compromiso con México, ya que al terminar sus estudios de maestría los beneficiarios deben de regresar al país por un periodo mínimo de dos años, para poner en práctica todo el conocimiento que adquirieron en un proyecto que contribuya al bienestar económico y social del país.

El primer ejemplo que viene a mi mente es el de Andrés Pacheco, quien cursó una maestría en Derechos Humanos Internacionales en la Universidad de Sussex. Pacheco actualmente radica en Chiapas y colabora con Whitaker Peace and Development Initiative (WPDI), desarrollando iniciativas para fomentar la paz en comunidades desfavorecidas. Como parte de su proyecto, este año acompaña a 31 jóvenes, mujeres y hombres, indígenas y no indígenas, que viven en zonas de alta conflictividad y marginación, en temas de liderazgo, proyectos productivos y procesos organizativos para lograr una vida digna. 

El Reino Unido es un país en el que convergen la tradición con la innovación y ha sido cuna de inventos que han cambiado el curso de la humanidad, como el motor o la world wide web. Además, el sistema educativo británico se caracteriza por incentivar en cada estudiante la pasión por la innovación y la creatividad. Basta mencionar a David Bowie en el ámbito musical, a Sir Jonathan Ive quien diseñó la iMac y el iPhone o a Mary Quant, creadora de la minifalda. Por si fuera poco, el 38% de los recipientes de los premios Nobel han estudiado en alguna universidad del Reino Unido, como Kazuo Ishiguro, Premio Nobel de Literatura 2017. 

Estudiar en otro país no sólo brinda la oportunidad de desarrollo en el aspecto académico. Por ejemplo, el Reino Unido permite elegir entre 12 mil cursos de maestría en más de 150 instituciones de educación. Uno de los beneficios más valiosos de estudiar en el extranjero es desarrollar la capacidad de comunicarse de manera efectiva con personas de otras culturas, dentro de un entorno que promueve el intercambio de conocimiento. 

La próxima vez que alguien te diga que estudiar en el extranjero cambió su vida, piensa cómo esta experiencia enriqueció su vida, así como en las experiencias y aventuras que encontraron. ¡Atrévete a cambiar tu vida! Si quieres más información sobre las becas Chevening, ingresa a www.chevening.org/mexico. La convocatoria permanecerá abierta hasta el 06 de noviembre. 

Captura de pantalla 2018-09-24 a la(s) 10.15.40.png

Kimi Yoshimura

Oficial del Programa Chevening

Embajada Británica en México