UN NUEVO MODELO DE NEGOCIO: LA FELICIDAD

AdobeStock_220263499.jpeg
El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene”. - Henry Ford

Por mi acento muchos saben que soy extranjero, lo que la mayoría no se imagina es que soy Danés. Para darte una idea, Dinamarca es un país escandinavo en el Norte de Europa; es el país de los cuentos de Hans Christian Andersen y el reino más antiguo del mundo. Cuenta con una pequeña población de aproximadamente 5,786,000 personas, lo cual es un poco menos que el Estado de Guanajuato y está formado por una península y 405 islas cuyo conjunto tiene una línea de costa de 7,314 km. Su superficie de 43.000 km2 es más o menos como la del Estado de Yucatán. 

Las Naciones Unidas publicaron en su informe anual de la Felicidad que Dinamarca es uno de los dos o tres países más felices del mundo y así lo ha sido durante los últimos años. No es un país rico en recursos naturales, pagamos más del 50% en impuestos y el 25% en IVA, es insignificante en un mapa mundial, el idioma es gutural y el clima generalmente es lluvioso, frío y gris. Entonces, ¿qué es lo que hace que el danés se sienta tan feliz?

Los factores principales que destacaría para describir a la sociedad Danesa, y que seguramente son elementos importantes a la hora de encontrar una razón de esa felicidad, es el cuidado propio y del prójimo, la libertad, la generosidad, la honestidad, la salud, el ingreso, el nivel académico y un buen gobierno. Además, existe el concepto Danés “hygge”, pronunciado “hy-ghe”, palabra que abarca una sensación de satisfacción y bienestar acogedor, que se logra a través de disfrutar de las cosas simples de la vida. Se trata de lograr, sin esfuerzo, en ausencia de toda pretensión y preocupación, “ser amable contigo mismo”, de darte esas pequeñas alegrías de disfrutar del momento, del ambiente, de la actividad que estás realizando o de la persona con la que estás. 

Ahora bien, ¿qué tiene que ver la felicidad con los negocios? Para empezar, los países felices son los que generan más riqueza y así como la felicidad incrementa en el país, incrementa también el ingreso per cápita (IPC). En las empresas es lo mismo. No es por casualidad que en un país tan pequeño como Dinamarca se hayan creado empresas tan importantes como Lego, Carlsberg, Vestas, B&O, Pandora, Arla, Maersk, DSV, Tuborg, Danfoss, Coloplast, ISS, Novo Nordisk y tantas más. ¿Tendrá entonces algo que ver la felicidad con los negocios?

FELICIDAD Y EL TRABAJO

Pasamos casi el 30% de nuestras vidas trabajando, otro 30% durmiendo y el resto con la familia y amigos, comiendo, haciendo deporte, en la higiene personal o en alguna aplicación del celular. Lo veas como lo veas, el trabajo va a ocupar un lugar esencial en nuestras vidas porque nos da el sustento para vivir, un sentido de pertenencia, autoestima y estatus social, por lo que no es de extrañar que frases como “felicidad en el trabajo”, “trabajo significativo” y “propósito” resuenen en el mundo de los negocios. De hecho, algunos dirían que el propósito siempre ha estado en el corazón de un gran trabajo. Díganme si piensan que Leonardo Da Vinci era feliz en lo que hacía. 

Ahora, nos gusta ponerle valores porcentuales a todo y aunque no cambia lo que ya sabíamos antes sobre cómo una persona feliz trabaja mejor, tras un estudio de la Universidad de Nueva York encontraron que, independientemente de la industria o el rol de los trabajadores, los que sienten que tienen un propósito son el segmento más valioso, los que tienen mejores resultados y los que las empresas ven con mayor potencial.

En números duros eso significa: 

20% mayor permanencia.

50% más probable que esté en posiciones de liderazgo.

47% más probabilidades de ser promotor de su empresa.

64% mayores niveles de cumplimiento en su trabajo.


¿Podría ser que una sociedad más feliz es la clave del crecimiento económico? Y si es así, ¿por dónde empezamos?

LA CLAVE

No sé si tú seas de la generación que piensa que la medicina tiene que saber mal para ser efectiva, que sin dolor no hay ganancia y que uno no va a trabajar para divertirse. En la actualidad esa filosofía de vida está cambiando rápidamente. Existe una nueva generación de emprendedores que no encuentran que el sufrimiento vaya mano a mano con el éxito y buscan realizar sus sueños poniendo a las personas y la felicidad en primer lugar. Lo sorprendente es que, al hacer esta elección, estas personas están creando compañías que se vuelven altamente rentables.

Toma un segundo y piensa en cómo trabajas cuando estás desanimado, cuando te sientes negativo, ansioso o estresado, ¿eres creativo?, ¿inspiras?, ¿estás motivado?, ¿te ven comprometido?, ¿haces las cosas con ganas?, ¿lo haces bien? Ahora piensa en la situación inversa, cuando te sientes feliz, ¿cómo trabajas?, ¿te sientes creativo?,  ¿crees que vas a poder lograrlo?, ¿eres más resiliente?, ¿te importan menos los pequeños contratiempos? 

Nuestra capacidad de logro está relacionada con nuestro estado de ánimo. Cuando estamos contentos, nuestros cerebros se vuelven más alertas, trabajamos con gusto y estamos abiertos a las nuevas ideas. La felicidad es básicamente una receta muy fácil para que tu negocio gire entorno a algo en lo que vas a trabajar mejor y más duro que en cualquier otra cosa. 

Según mi experiencia, cuando los astros se alinean y tu equipo siente la misma alegría por lo que están haciendo, es cuando la magia sucede y todo parece fluir en cuanto a clientes, economía, crecimiento y felicidad. 

Realmente no se sabe si es una tendencia que está de moda y que será tan pasajera como muchas otras o este objetivo de hacer de la felicidad un modelo de negocio en sí. Lo que sí se puede medir es que, al colocar primero la felicidad de sus empleados y clientes, han creado culturas increíblemente fuertes y un balance aún más feliz. 

Entonces, si eres una de esas personas que se está iniciando en el mundo del emprendimiento, entonces vale la pena dedicar un tiempo a definir qué te hará feliz, ya que esto le dará a tu startup una base más sólida sobre la cual construir. Los fundadores felices son el primer componente esencial de las startups felices.

LA FELICIDAD EN LOS NEGOCIOS COMIENZA CON LA PASIÓN

Pasamos la mayor parte de nuestras vidas en el trabajo. Es una gran parte de lo que somos, por lo que es importante que, además de ganar el dinero que necesitamos para gasto, disfrutemos de lo que hacemos. Al encontrar y seguir tu pasión, ayudará a darle un sentido real a tu vida y negocio. El camino hacia un negocio rentable comienza con el reconocimiento de tu pasión. Y no solo pienses “¿qué es lo que disfruto?”, sino más bien “¿qué problemas veo que deben abordarse para emocionarme?”. 

FELICIDAD COMO MODELO DE NEGOCIO

Es vital, para que logres cualquier proyecto, que te apasione el problema que intentas resolver. Después de todo, probablemente estarás dedicando muchos años de tu vida a ese trabajo y largas jornadas para salir adelante. Entonces, si quieres crear tu propio negocio o ya lo tienes, pero quieres lograr implementar una cultura enfocada a la felicidad ¿por dónde empiezas? Aquí debajo comparto mi experiencia para lograr una “familia feliz”, no quiere decir que te vaya a funcionar en cuanto a todos los que contratas, ni tampoco quiere decir que no vas a tener que invitar a algunas personas a salir de la empresa para cuidar de esa cultura, pero es un buen sitio para empezar: 

1. COMIENZA A AUMENTAR TU FELICIDAD

En la simplicidad radica la felicidad, esto es lo esencial en el Hygge. Para un Danés significa encontrar alegría en todos esos pequeños y simples placeres que la vida te ofrece, tan solo necesitas estar dispuesto a abrir los ojos para verlos. Podría ser reírse con un amigo, sonreír al ver a alguien con calcetines de color rosa, mandarle un mensaje a una persona con quien no has hablado hace tiempo, saborear de un trozo de chocolate o disfrutar un momento en el que conscientemente no haces nada. 

¿Cómo puede aplicar el concepto de felicidad empresarial a tu negocio? Para empezar, comienza tu negocio lo más fácil posible. No sufras, encuentra un producto o servicio que amas, registra una empresa con un nombre que te guste, crea un sitio web en horas y en unos pocos días ya puedes empezar. Puedes hacer todo esto y más, por menos de $5,000 mil pesos. Acabas de dar el paso más difícil, el primero. 

Puedes promover tu sentido de felicidad en tu negocio a través de publicaciones en redes sociales, involucrando a tu audiencia de amigos y conocidos. ¿No puedes hacerlo a tiempo completo? Hazlo por las tardes o en el fin de semana, pero simplemente empieza de manera simple, tranquila y con un nivel de expectativas e inversión que puedas sostener. 

2. S.M.A.R.T.

No importa en qué fase estés con tu negocio, debes establecer metas S.M.A.R.T. Este acrónimo en inglés significa “inteligente” (y feliz).

S - Sencillo

M - Medible

A - Alcanzable

R - Realista / Razonable

T - Tiempo 

Cuando defines tus metas siguiendo estas cinco palabras, tendrás una guía medible de hacia dónde quieres que vaya tu sueño y así es como pasa el tiempo cuando estás cumpliendo tus propios objetivos. 

3. NO PERSIGAS EL DINERO, SIGUE TU PASIÓN

Esta será una de las claves más importantes para empezar un negocio con felicidad y que sigas sintiendo lo mismo años después. Confía en mí, si lo haces bien y te diviertes, el dinero siempre vendrá.

Empezar un negocio para obtener una ganancia es lograble, pero no creo que el dinero en sí sea lo que te hará feliz. Con todo respeto, tendrías que ser una persona muy superficial para que el mero hecho de tener más dinero en la cuenta fuera lo único que valiera la pena. Para mí, la vida es demasiado corta para trabajar más de 70 horas a la semana, si estuviera haciendo algo que no me gusta. Como hago cosas que me apasionan, no siento que esté trabajando más de dos o tres horas a la semana haciendo cosas necesarias que no me gustan tanto. 

4. ¡DIVIÉRTETE! ESTÁS AUMENTANDO LA FELICIDAD

¡Tu negocio te debe divertir! Si ya tienes un negocio maduro y quieres crear una cultura de felicidad, puedes crear alguna de estas actividades y la felicidad llegará: 

Estar agradecido: En lugar de concentrarse solo en lo negativo, comienza un diario de gratitud. Una o dos veces a la semana anota algo específico que fue increíble, esto te ayudará a reflexionar sobre las cosas positivas en tu vida.

Juegos y concursos: Esto puede ser cualquier cosa, desde partidos amistosos de deportes hasta partidas de juegos de mesa algunas veces al mes. Es una forma efectiva de crear camaradería y romper la monotonía de la jornada laboral diaria.

Celebra: ¿Alcanzaron un hito? ¿Alguien cumplió una meta? ¿Algún hijo de un colaborador de la empresa sacó buenas notas? ¿Pasaste un fin de semana padrísimo? ¿Volviste de vacaciones? Celébralo, felicita a quien lo logró, entrega distintivos y premios. 

Lo inesperado cuenta doble: Instaura la fiesta “San Queremos…” Es un santo que se presta a celebrar solo porque nos apetece tener una excusa para celebrar. Lo bueno de San Queremos es que siempre está disponible.

No olvides incluir a tus clientes: Puedes agradecerles su apoyo invitando aquellos clientes leales a un evento.

5. FOMENTAR  RELACIONES SIGNIFICATIVAS

¿Sabes lo que realmente hace feliz a la gente a lo largo de sus vidas? No es dinero ni fama, son las relaciones que desarrollamos y mantenemos. Encontrar amigos, mentores y otros dueños de negocios, te da la oportunidad de buscar consejo; también estarán allí para apoyarte durante los buenos y malos momentos. Otras personas también pueden conectarlo con inversionistas y referirte a clientes. En resumen, tus mentores, amigos y conocidos son una gran ayuda para tu éxito. 

6. LA FELICIDAD: TU MODELO DE NEGOCIO

RHHR Group® ha apoyado a varias empresas ha lograr cambiar la cultura a una de felicidad. Nuestro proceso se centra en la empresa y adaptamos las actividades a cada situación, pero hay tres pilares que seguimos para hacer de la felicidad, el modelo de negocio:

Definimos cómo se verá el éxito para la empresa: No es el dinero en tu cuenta bancaria lo que determina tu éxito. En la mayoría de los casos se trata de lograr la vida que quieres llevar.

Definimos tu ADN: La base de tu éxito debe ser siempre tus valores, tu pasión y tu propósito. Esto no solo te hará más feliz, también te guiará en todas las decisiones que tomarás como dueño de un negocio.

Probamos ideas y pensamos en diferentes modelos de negocios: No tengas miedo de seguir ideando nuevos modelos de negocio, hasta dar con el correcto para ti y que esté alineado a tus valores, pasión y propósito.

7.  MANTENTE FELIZ Y POSITIVO, PASE LO QUE PASE

Vas a experimentar numerosos altibajos como dueño de un negocio. Van a haber meses de abundancia y otros muchos donde el negocio simplemente no de o te cueste. Van a haber clientes y empleados que vean el esfuerzo que haces y otros muchos que no. Van a haber personas que se aprovechen de ti, de tu falta de experiencia o de tu necesidad. Esto puede hacer que te sientas agotad,o y lo peor que puedes hacer es ponerte en un estado mental negativo.

Aquí hay un par de maneras en que puedes mantenerte feliz y positivo:

Establece objetivos alcanzables: Siguiendo el S.M.A.R.T. 

No tomes el “no” personalmente: Vas a escuchar con frecuencia “no”. Sacúdelo y pasa al siguiente prospecto o inversionista.

Céntrate: No digas “sí” a todo. Aceptar trabajos solo porque “paga las facturas” es una espiral negativa. Céntrate en sus prioridades y solo di que “sí” a las cosas que hagan que seas un mejor propietario de negocio.

Lo del equilibrio trabajo-vida es una falacia: Trabaja todo lo que quieras y más pero siempre haciendo lo que te hace feliz. Eso hará que te mantengas activo y sano.

Cultiva un ambiente de trabajo positivo: Rodéate de lo que te hace sentirte bien y elimina a los empleados o clientes tóxicos.

Si tienes un proyecto que tenga que ver con la felicidad en tu empresa, escríbeme. Ya que la felicidad es contagiosa, me encantaría intercambiar ideas contigo. Mi correo es: gjuul@rhhrgroup.com

Captura de pantalla 2019-05-28 a la(s) 10.22.24.png

Gustav Juul

Presidente & CEO

RHHR Group®