LA EDUCACIÓN DEL FUTURO PARA NUESTROS HIJOS

neuschwanstein-castle-467116_1920.jpg

Definitivamente ir a conocer nuevos lugares y otras culturas te abre la mente y cambia tu visión del mundo. Ves y conoces cosas que a lo mejor nunca pensaste que existieran. Viajar es una inversión, no hay manera de regresar lo que se aprende.

Hace poco tuve la oportunidad de viajar a Alemania e Inglaterra. Además de la parte turística, tuve la oportunidad de conocer el sistema educativo europeo y visité diversas escuelas y universidades. Había escuchado de las famosas universidades europeas, pero verlas en persona me cambió la visión y me abrió un panorama que no tenía. Preciosos castillos y edificios, pilares en la formación de miles de estudiantes de todas partes del mundo. Es asombroso ver que allá, hay mil opciones de carreras para que los alumnos puedan llegar a ser lo que realmente quieren. 

Todas las carreras son reconocidas y admiradas, además de bien renumeradas. Los sueños de los estudiantes se cumplen al estudiar y poder dedicarse a lo que realmente les apasiona. 

En ocasiones, los alumnos estudian una carrera que no les gusta, pero que es la que les dará de comer y luego, como hobby o segunda carrera, la que realmente les gusta pero que, desgraciadamente, aquí no es bien pagada.

Ver cómo los estudiantes y profesores se sienten orgullosos al compartir que de sus universidades, han salido premios Nobel. Ver tantas cosas buenas de las universidades y sus logros, te hacen haber deseado estudiar en ellas. Por ejemplo, cuando te enteras que en Alemania, si cumples ciertos requisitos, las universidades no cuestan, no puedes creerlo. Si mis papás hubieran sabido esto, yo creo que otra historia sería la de mis hermanos y la mía.

Al descubrir los lugares en donde estudia la gente, el nivel de vida que tienen y lo que pueden lograr, solo me hacen desear darle a mis hijos un futuro mejor. Que increíble sería que se puedan dedicar a lo que realmente los hace felices. Puede que muchos de nosotros pensemos que eso es imposible, algo lejano, pero nunca es tarde. Tal vez, hace 30 años, viajar para estudiar en el extranjero era solo para la gente de cierto nivel socioeconómico, ahora, ¡es un sueño alcanzable! Podemos empezar a prepararnos, a aprender cosas que no imaginábamos y tenemos la opción de quedarnos en el extranjero o regresar con el deseo de tener un mejor país, contribuyendo con lo que aprendimos allá.

No cabe duda que todo empieza con la educación y valores, y si logramos fomentarlos en nuestros hijos, sin duda, habremos logrado un mejor futuro. Como profesionistas, pensemos que también podemos hacer una maestría y tener mejores oportunidades en el camino, en este caso, maestría para los que quieren continuar con sus estudios, pero para alguien que estudió la carrera equivocada, nunca es tarde para estudiar lo que verdaderamente le apasiona. 

Como papás, podría ser difícil pensar que nuestros hijos se vayan a estudiar fuera, pero si queremos un futuro mejor para ellos, es mejor que ayudemos a cumplir sus metas en un mundo globalizado. Pensemos en el nivel de vida que queremos para ellos, las oportunidades que pueden tener, el equilibrio de vida personal y laboral, la familia que van a formar. Siempre tuve un cariño especial por Alemania, por su cultura, su comida, los paisajes y, sobre todo, sus chocolates; pero ahora que sé esto, creo que se convierte en un destination point que todos debemos tener en mente.

www.isl-germany.com

mexico@isl-germany.com

+52 (55) 4738 4176

 @ISL_GermanyMx

@ISLGermanyMexico

Captura de pantalla 2019-06-18 a la(s) 12.26.04.png

Montserrat Santaella

Managing Director México

ISL-Germany